«Quien evita el fracaso, está evitando el éxito»


Francisco Alcaide (@falcaide) es conferenciante, formador y escritor. Autor, sólo o en colaboración, de ocho libros, el último de ellos «Tu futuro es HOY« (2ª edición) y también del best–seller «Aprendiendo de los mejores«, ya en su 8ª edición, traducido al chino, nominado al Premio Knowsquare 2013 al mejor libro de empresa y único libro de autor español entre los 25 mejores libros de negocios y desarrollo personal del portal Negocios1000 junto a personalidades como Daniel Goleman, Jack Welch o Richard Branson, entre otros.

“Aprendiendo de los mejores” ya va por la 8ª edición. ¿Quiénes son los mejores?

Los mejores son aquellas personas que han llegado donde nosotros queremos llegar, aquellas personas que han conseguido resultados que nosotros también queremos conseguir. En el libro aparecen más de 50 personalidades de referencia –analizando en profundidad diez frases de cada una de ellas– en torno a cinco grandes temas: emprendimiento, liderazgo, desarrollo personal, libertad financiera y espiritualidad.

¿Qué ha aprendido personalmente escribiendo este libro? ¿Con qué frase y autor se queda?

No me podría quedar con un sólo autor, porque cada uno de ellos aporta su conocimiento y experiencia desde un ángulo diferente, pero todo lo que aparece en «Aprendiendo de los mejores« me gusta resumirlo en 4 grandes ideas que para mí son las 4 grandes cuestiones del desarrollo personal: 1) No existen los límites, lo único que existen son las limitaciones, que son limitaciones mentales; 2) No existen las personas especiales, dentro de cada persona existe el potencial para convertirse y conseguir aquello que desea; 3) Nuestra capacidad de aprender es nuestra herramienta más poderosa. Todo se puede aprender con estudio, práctica y feed–back; 4) La mejor forma de aprender es aprender de los mejores.

¿Cuál es el elemento básico para saber emprender?

La capacidad de asumir riesgo, esto es, coraje y valentía. Todos tenemos ideas, todos tenemos sueños, todos tenemos proyectos en la cabeza… pero luego hay gente que se lanza y gente que no se lanza. Ese es el factor diferencial del emprendedor.

¿Cómo gestiona el miedo una persona exitosa?

Sólo hay una manera de derrotar al miedo: haciendo y atreviéndose. La receta es siempre la misma, siente miedo pero hazlo de todas maneras: miedo afrontado, miedo que mengua; miedo no afrontado, miedo que engorda. Como mucha gente sabe lo que hay que hacer pero no lo hace, hay que buscar estrategias para lanzarse. En «Tu futuro es HOY» hay un capítulo dedicado en exclusiva a ello donde se dan muchas estrategias, pero por señalar brevemente algunas:

1)      Que tus sueños sean propios y no prestados: cuando tus metas te motivan de verdad siempre acabas atreviéndote.

2)      No quieras demasiado en poco tiempo porque te frustrarás. Da un paso cada vez, no más. Poco + Poco = Mucho.

3)      Busca apoyos emocionales: pareja, amigos, familia. Nos sentimos más seguros y confiados, y nos atrevemos más cuando alguien nos alienta.

4)      Busca modelos de referencia y lee biografías inspiradoras. Otras personas tienen miedos parecidos a los nuestros y los han superado.

5)      Contrata un coach que te ‘obligue’ a hacer aquello que te da miedo a hacer.

A menudo teorizamos y divagamos mucho sin llegar a materializar esos discursos. ¿Cuál es la llave para pasar a la acción?

El miedo es lo que nos lleva a vivir vidas pequeñas, pero hay que tomar conciencia de que nada ‘mágico’ ocurre en la vida sin acción. La acción es el puente que conecta nuestros sueños con la realidad. Si decides algo y no actúas, no has decidido nada. Tu vida no cambia por lo que lees y sabes sino por lo que haces y consigues. En la vida se puede ganar o perder, pero no esperar a ver qué ocurre. Y si pierdes, aprendes y sigues luchando. El inmovilismo siempre es aliado de la mediocridad. Si te cuesta mucho lanzarte, busca aliados: compañeros de equipo, mentores, coaches, apoyos emocionales, lee biografías inspiradoras que te insuflen ánimo y coraje para pasar a la acción…

¿Por qué el control de las emociones es la clave para el éxito?

Porque la mente ordena y el cuerpo hace. Todos nuestros movimientos corporales son la reacción a nuestros pensamientos. ¿Y qué es un pensamiento? Un impulso de energía que te lleva a actuar de una determinada manera. Los pensamientos positivos nos dan poder; los pensamientos negativos nos convierten en personas débiles. Por eso, o controlas tu mente o tu mente te controla a ti. Y si no controlas tu mente no controlas tu vida. A lo largo del día tenemos más de 60.000 pensamientos, y más del 90% son negativos. Entrenar y dominar la mente es la habilidad más importante para el éxito y la felicidad.

Para usted, el éxito debe llegar de menos a más y que éste alimente nuestra autoestima. ¿Cómo se gestiona la frustración provocada por un éxito que nos llegó de mayor a menor medida, que se fue desinflando?

La frustración forma parte de la vida, por tanto, hay que asumirla con mayor naturalidad, e indagar siempre las causas de por qué las cosas no marchan como desearíamos. Si tu vida no es como te gustaría que fuese, hay algo que no sabes o no estás haciendo bien. El fracaso no es lo contrario del éxito; el fracaso forma parte del proceso del éxito. Quien evita el fracaso está evitando el éxito. El precio del éxito es siempre el precio del aprendizaje, y el precio del aprendizaje es siempre el precio del error.

¿Qué definición le daría al talento?

Talento es saber hacer algo y poner en valor lo que uno sabe hacer.

¿El talento está actualmente bien valorado económicamente?

Creo que no hay que caer en las excusas, porque el problema de buscar excusas es que si uno las busca siempre las encuentra, pero ello no soluciona el problema. La ‘excusitis’ es la enfermedad del fracaso. El único antídoto contra todos los males es la autorresponsabilidad: o gobiernas tu vida o te la gobiernan otros; o eres víctima o eres protagonista. Si los demás no te valoran como tú crees, o no lo vales o no eres capaz de ponerte en valor. Si una persona no se siente bien valorada, lo que tiene que hacer es cambiar (de empresa) o emprender por sí mismo.

¿Qué opina de la sobrevaloración?

Aristóteles, el coach de Alejandro Magno, y uno de los mayores expertos en liderazgo y desarrollo personal, hace más de 23 siglos decía que “la virtud era el término medio entre dos extremos”. Por ejemplo, la valentía es una virtud, pero si te excedes caes en la temeridad, y si te quedas corto caes en la cobardía. Lo mismo sucede con la autoestima, es una virtud, pero si te excedes caes en la arrogancia y soberbia –que te conduce al despeñadero siempre– y si te quedas corto caes en el complejo de inferioridad que no conduce a nada. Las cosas más agradables se convierten en las más desagradables cuando no reina la moderación.

¿Cómo definiría la ambición?

Impulso de energía que te lleva a ponerte en marcha y conquistar metas. Nada grande se ha logrado sin ambición. La ambición es sana y hace avanzar el mundo y hace crecer a las personas. Otra cosa es la avaricia y la codicia que queman el césped. Todas las crisis a lo largo de la historia se han producido precisamente por esta causa, la codicia. Pecados del ser humano que se repiten siglo tras siglo porque las personas rara vez escarmentamos en cabeza ajena.

Si tuviera que escoger uno, ¿cuál es el principal enemigo del éxito para los directivos españoles?

Amancio Ortega, personaje incluido en «Aprendiendo de los mejores«,decía que “la autocomplacencia es lo peor cuando quieres lograr algo grande”. Y añadía: “En Zara nunca nos hemos relajado, ni al principio ni ahora”. Nada hace fracasar tanto como el éxito. Cuando uno baja la guardia y se relaja, las cosas se tuercen siempre. La autocomplacencia es el mayor enemigo de cualquier empresa y de cualquier persona. En la vida y en la empresa, quien no avanza, retrocede; quien no mejora, empeora.

¿Qué sistema educativo considera que debería darse para formar personas proactivas y no retroactivas?

Educar es ayudar a cada persona a ser libre, a volar por sí misma. Educar es ayudar a cada persona a buscarse la vida. Crecer en la vida es ser cada día más responsable de uno mismo: no excusas, no quejas, no culpas, no críticas. La mejor educación es fomentar la autorresponsabilidad de las personas, sabiendo que tu desarrollo personal es tu destino. Lo peor es generar dependencias económicas y emocionales que lastran el potencial (y la felicidad) de las personas. No hay nada peor que sentir que tu vida depende de terceros, es quedar en manos del viento que sopla en cada momento.

¿Cómo se combate la ‘comoditis’?

Existe una tendencia natural en el ser humano a lo cómodo y fácil. Por eso, lo primero es contar proyectos y sueños que nos atrapen de verdad, porque entonces la disciplina –hacer lo que se tiene que hacer aunque no apetezca– se impone a la pereza. Anthony Robbins lo expresa así: “No existen las personas perezosas, sólo existen personas que no tienen metas que les inspiren”. Y por otro lado, no hay nada tan saludable como el coaching, porque un buen coach siempre te exige de ti más de lo que tú te exigirías de ti mismo. Todos deberíamos contar con uno, porque como dice la sabiduría popular: ‘el ojo del amo engorda el caballo’. Es fundamental tener alguien a quien rendir cuentas, que nos apriete y exija, que nos saque los colores, que nos eche el aliento en el cogote. El ser humano necesita zanahoria pero también palo.

¿Cuál es el propósito central de su último libro, escrito junto con Laura Chica, “Tu futuro es HOY”?

La idea central del libro «Tu futuro es HOY» (Alienta, 2ª edición) es que el futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día, y que un gran éxito no es otra cosa que la suma de muchos pequeños éxitos, los éxitos de cada jornada. Hacer lo mejor en cada momento, de manera impecable e implacable, crea el futuro que añoramos. En el libro se recogen las 40 claves para crear nuestro destino, centrándonos en los ‘cómos’ y ‘porqués’ del desarrollo personal: cómo vencer los miedos, por qué es importante aprender a enfocarse, cómo cambiar pensamientos negativos por otros positivos, por qué es tan importante tener claridad de metas o cómo transformar hábitos malos en buenos, entre otras cuestiones.


Deja un comentario