Hablar dos idiomas tiene más ventajas de las que pensabas


De un tiempo a esta parte, aprender un segundo idioma se ha convertido en algo básico para nuestra sociedad. Aprendemos Inglés desde los 6 años o incluso desde la guardería y aunque solemos pensar que aprendemos un segundo idioma porque nos va abrir muchas puertas profesionales, ese no es el único motivo por el que deberíamos aprender idiomas.

Aprender un segundo o tercer idioma hace más por nuestro cerebro de lo que podemos imaginar ya que nuestras tareas mentales se aceleran al conocer un segundo idioma, ya que literalmente, pensamos en dos lenguas distintas.

Mejoramos nuestra atención: El hecho de retener dos o más idiomas separados en nuestro cerebro sin que estos se mezclen o interfieran nuestra comunicación, hace que nuestra capacidad de atención sea mayor.

Resolvemos problemas más eficientemente: La agilidad mental que nos da el manejar nuestros pensamientos en varios idiomas o incluso el cambiar de registro, hace que nuestro cerebro ejecute órdenes más rápido.

Escuchamos más: Cuando somos niños aprendemos los idiomas sin dificultad. Sin embargo, haber aprendido un idioma de adulto ha supuesto para nosotros una gran mejora en nuestra capacidad de escucha. Por eso escuchamos más a nuestros interlocutores cuando sabemos dos o más idiomas.

Más relaciones personales: En el mundo actual viajar es tan habitual como necesario y las fronteras cada vez importan menos. Es evidente que hablar un idioma con soltura va a proporcionarte la oportunidad de conocer más gente, en otros países y en el tuyo. Pero además puede ser la excusa perfecta para animarte a viajar, ampliar tus horizontes.

Y por último, a nivel laboral: Muchos de los puntos anteriores ya son aplicables al trabajo. Pero además, en el frío papel, en tu curriculum, saber dos o más idiomas te da un plus que puede resultar fundamental.

Por eso, cuando vayas a aprender un segundo o tercer idioma, piensa que no estás ganando solo oportunidades laborales si no que tu vida y tu cerebro estarán cambiando y para mejor.


Deja un comentario