Cuando se emprende por obligación hay que tener en cuenta…


Existe una gran diferencia entre dejar tu actual empleo para emprender por vocación y hacerlo por obligación, por la necesidad de ingresos ante la falta de otras oportunidades laborales.

Son muchas las razones que explican el emprendimiento. Desde buscar ser tú tu propio jefe, hasta ser consciente del bienestar contigo mismo por sentirte auto-realizado al afrontar más de un fracaso. Crees en tu proyecto firmemente, y te apasiona el hecho de poder desarrollar tu propia marca personal. Disfrutas de flexibilidad horaria y espacial. El mundo de la creatividad está a tus pies, apoyado por tus conocimientos y experiencias, que por fin te serán útiles. Sin embargo, existe otra razón —y de las de peso—, estás desempleado y necesitas dinero.

Según la investigación para España del informe GEM España 2014, en el que han colaborado, entre otros, el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE), la Asociación RED GEM España, la Fundación Rafael Del Pino y Banco Santander, el 30% de los emprendedores españoles lo son más por necesidad que por vocación. Este porcentaje se obtiene de acuerdo con la TEA —Tasa de Actividad Emprendedora—, que mide la tasa de iniciativas que tienen entre 0 y 3,5 años sobre una población de entre 16 a 64 años. En este sentido, el 65% de estos emprendedores ha constituido una empresa por oportunidad, mientras que un 30% por necesidad. Sumada a las dificultades de financiación, la crisis económica y la falta de cooperación gubernamental en este aspecto, se suman a la ausencia de ilusión y la necesidad obligada para sufrir los efectos del riesgo que supone el emprendimiento.

Antes de posicionarnos del lado unos o de otros, hay que tener en cuenta que la palabra emprendedor engloba multitud de habilidades, competencias y, sobre todo, una única actitud: la pasión. Por eso, se insiste tanto en ese significado que ayudará a aproximarse al éxito. No importa por cuantos fracasos haya pasado un emprendedor de raza, si al final sabe adaptarse y reutilizar sus errores, verá la luz en su aventura empresarial. Persistencia, aceptar el error y capacidad de adaptación. Así, una y otra vez. Y es que cuando no nos importa tanto perder dinero, como tener en mente el servicio que queremos ofrecer a la sociedad, es cuando más nos estaremos acercando al emprendimiento de éxito. Sin embargo, cuando nos lanzamos a esta peligrosa aventura, con el objetivo exclusivo de ingresar dinero por necesidad —o no—, estaremos tentando al fracaso. Esta situación la podemos ver en cualquier escenario de nuestra vida: muestra necesidad por algo que ese algo será más susceptible de desaparecer. Lo que se reduce finalmente a una sola palabra: miedo.

Puede ser fácil decirlo, y mucho más complicado hacerlo. Cierto. Es un riesgo que los emprendedores deberán aceptar si quieren sacar hacia adelante su idea de negocio. Siempre, con un plan bien elaborado, sopesando cada escenario y apoyándolo de pequeños planes de contingencia, estaremos reduciendo ese riesgo considerablemente.

De modo que, si estás pensando en emprender por obligación —o estás en ello—, ten en cuenta los siguientes principios básicos:

1. Busca el disfrute como criterio principal para la elección del tipo de negocio con el que quieres emprender.

2. Soluciona problemas por los que te paguen. Trabaja con ideas fáciles de capitalizar. Recuerda que vas a vivir de ello, así que disfruta pero con cabeza.

3. Para vender utiliza la confianza. Aprender a atraer a los clientes y no a perseguirlos. Sólo así, forjarás un plan sostenible a largo plazo.

4. Diseña un plan. Planifica tu estrategia, focalízala en un objetivo equilibrado entre realismo y riesgo. Y, lo más importante, ponlo en práctica. No lo dejes en el cajón o sigas escribiendo sobre él.

Cuando te encuentres en la necesidad de emprender, ten en cuenta que la verdadera motivación que te va a hacer avanzar es la interna, la que te conecta con tu misión, con el ¿para qué? de lo que haces.

Emprendedora y madre, ¡es posible!


Dos trabajos, a veces simultáneos, sin horarios, con jornadas permanentes de 24 horas. Así es la vida de un autónomo que es madre o padre. La conciliación familia-trabajo nunca ha sido una tarea fácil, sobre todo para los emprendedores que llevan consigo trabajo a casa. Por eso la adecuada organización y planificación se hace indispensable para sobrevivir al día a día y encontrar ese equilibrio con el que disfrutar de cada cosa.

Desde primeros de este año, el Gobierno anunció un nuevo paquete de medidas para los padres autónomos. Actualmente, las madres autónomas tienen derecho a una baja maternal durante las 16 primeras semanas desde el nacimiento de su hijo, cobrando el cien por cien de la base de cotización, siendo 884,40€ la mínima. Además, pueden optar a una bonificación en el IRPF de 1.200€.

Sin embargo, no todas las familias pueden contar con esta bonificación ni tampoco es, en determinados casos, suficiente. Por ello, se hace indispensable seguir una serie de pautas, y más si eres madre soltera.

Que «la montaña no va a Mahoma», pues adaptemos el horario laboral al impuesto por nuestro bebé. Si tienes un horario flexible es importante que en los momentos en los que estés frente al ordenador sean los más productivos posible y esto no se consigue cuando hay que dormir al niño, bañarle o darle de comer. Estas distracciones deriban en la falta de atención en los detalles. Por eso, uno de los momentos clave es la siesta. Unas horas de calma en las que concéntrate para ir trabajando sobre la planificación previa realiza. Esta lista de tareas, siempre siendo lo más realista posible, será la «Biblia» del día a día. En ella dará prioridad a las actividades por orden de importancia. Cuando una tarea se hace, márcalo con un tick y promoverás el sentimiento de logro.

Lo mejor es trabajar de forma secuencial, en una secuencia ordenada. Concentrándose en una tarea, el cerebro se reinicia y vuelve a enfocarse. Las madres multitareas tienen mucha práctica en este sentido. Y más cuando sólo tienen cinco minutos para realizar algo. Desarrollo de la eficiencia en todos los sentidos. Ya verás lo mucho que pueden dar de sí esos cinco minutos.

Como el tiempo es oro, otra de las claves para no volverse loca es la externalización de algunas tareas, como por ejemplo los temas financieros y administrativos. Nuestro asesor o gestor se convertirá en el mejor escudero para cada frente. Asimismo, existen en el mercado numerosas herramientas tecnológicas muy útiles para optimizar cada una de nuestras actividades.

Lisa Stone cofundó BlogHer en 2005, una red social dirigida a las mujeres y que hoy en día cuenta con 100 millones de seguidoras. Una auténtica emprendedora que se las ha arreglado para tener éxito tanto como empresaria como mujer joven, divorciada y madre de tres niños. Stone propone uno de los consejos más prácticos para cualquiera, ya sea emprendedor o asalariado, con o sin hijos: “Prohíbe las personas tóxicas en tu vida”. Un lema que las madres multitarea deben llevar más a rajatabla. No hay tiempo para mucho, y el poco tiempo restante se debe aprovechar bien. Las personas tóxicas restan tiempo productivo y confianza en uno mismo. Por ellos, “¡debéis apartarlas de vuestras vidas!”, sentencia Stone.

Otro ejemplo de una súper heroína es Karla Campos, una madre soltera de tres hijos y fundadora de la agencia Social Media Sass, basada en la formación en marketing digital y medios de comunicación social. ¿Su mejor arma? El sentido del humor. “Los niños provocan líos, se comen tus informes y descargan virus en el ordenador”, dice. Por eso hay que muchas veces es mejor reírse. “Tienes que cuidarte y buscar ese tiempo vital para ti misma, aunque solo sea para coger aire. Disfruta siendo una madre soltera empresaria y lleva el título con orgullo”, asegura Campos.

La maternidad es una experiencia tan gratificante como agotadora. Para saborear cada momento de tu hijo es importante que repongas tus niveles de energía. Además de la fuerza interior que tu bebé te puede dar con cada sonrisa, otra manera para reponerte es sacar tiempo para dedicarte a ti misma. Haz un esfuerzo para reservarte al menos una noche de descanso por semana. Un momento perfecto para leer, ver una película, darte un baño relajante o salir a cenar con algún amigo o con tu pareja. Eso sí, no todo a la vez. Recuerda: secuencia tras secuencia (a veces).

El arte de emprender: «La innovación es decir no»


El fin último es sobrevivir. Por ello, hoy más que nunca millones de personas se han visto casi en la obligación de emprender por sí mismos un nuevo camino. Pero, ¿por qué lo hacemos?

El ser humano lleva en su ADN la palabra emprender, crear y materializar ideas – unos más que otros. Desde los tiempos más remotos, las personas nos vemos en la necesidad de dar pasos hacia delante. A veces zancadas y otras no tanto, pero eso no importa. Lo que es clave es la dirección en la que se vaya.

Basado en la lógica tan aplastante como que la vida algún día llega a su fin, la pregunta es: ¿qué vamos a perder más valioso que la vida misma? Esa es la actitud que identifica a un emprendedor seguro y con confianza. Siempre y cuando se valoren todas las variables para tener una percepción clara y realista, lo importante es seguir a tu corazón. Todos tenemos una misión en la vida, pero sólo aquellos que saben explotar su talento, teniendo claro su propósito, son los que pueden acercarse al éxito y sobrevivir en esta era del conocimiento tan competitivo. Por lo menos, la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son es mera perseverancia.

A fin de cuentas, no hay una fórmula clara que marque el camino de la creatividad. En muchas ocasiones cuando se le pregunta al creador, en principio no sabe muy bien qué ha determinado el germen de su propuesta. Por ello, la única explicación válida podrían estar en las numerosas conexiones que se producen para hacer factible esa necesidad que nos viene innata. No basta con adivinar qué es, sino cómo hacer.

La idea la tienes. Bien. Pero sin un buen plan de negocio es muy probable que tu semilla se quede reducida a cenizas. La planificación de recursos es indispensable para marcarse pequeños objetivos estratégicos con los que partir. El detalle es otra de las herramientas que van siempre acompañando al buen emprendedor. Junto a él, un networking efectivo dará a tu negocio la amplitud que necesita. Es fundamental mantener constantemente las redes de contacto para encontrar capital, conseguir clientes y dar visibilidad.

Según la 16ª edición del Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM), relativo a 2014, los niveles de percepción de que existen oportunidades para emprender son muy bajos en las economías europeas menos innovadoras (19,9% Grecia; 18,4% Croacia; 17,2% Eslovenia; 22,9% Portugal). Entre ellas, España consiguió aumentar un 6% la percepción de oportunidades (de 16% a 22,6%) y ha mantenido el valor de percepción de capacidades en un 48%, porcentaje por encima de la media.

Sin embargo, no es todo de color de rosa. Muchas veces, no siempre es cómo nos lo venden. Cuando alguien decide emprender un nuevo negocio por su propia cuenta, pasa de ser explotado a explotarse a sí mismo. Por ello, es fundamental marcarse el objetivo de rentabilizar las acciones para terminar liberalizándose de muchas de ellas. Y es que «la innovación es decir no a miles de cosas», tal y como dijo en su día uno de los grandes ejemplos de emprendedores de la historia, Steve Jobs.

El mismo que una vez reconoció: «La frase ‘Si vives cada día como si fuera el último, algún día sucederá’, hizo una gran impresión en mí y desde entonces, me he mirado en el espejo cada mañana y me pregunto: ‘Si hoy fuera mi último día, ¿me gustaría estar haciendo lo que estoy a punto de hacer?’». Una buena pregunta con la que comenzar el día de hoy.

«Antes de emprender por primera vez recomiendo, empezar trabajando en una empresa pequeña»


Félix López es experto en márketing, profesor en escuelas de negocio, formador, conferenciante y también emprendedor. Comenzó su carrera dando clase en escuelas de negocio y después de 20 años de experiencia profesional ha puesto en marcha su propia startup: Conectando Empresas.

Para él, esta agencia de márketing y ventas es el resultado de reunir toda la experiencia profesional y las personas con talento que ha ido encontrando en su camino, y desde ella ayudan a todo tipo de empresas (pequeñas, medianas y grandes) a cumplir sus objetivos sea cual sea el presupuesto con el que cuenten.

Está convencido de que si algo define a los empresarios es la generosidad y por ello siempre estará dispuesto a ayudar a cualquiera que tenga una buena idea y no sepa cómo ponerla en marcha. Además, participa en conferencias sobre emprendimiento y networking y tutoriza proyectos de jóvenes emprendedores.

¿En qué consiste Conectando Empresas?

Conectando empresa es una agencia de márketing integral, una agencia de márketing 360, así es como la suelo definir. Después de 20 años trabajando por cuenta ajena, decido reunir toda mi experiencia trabajando para otros y montar una agencia en la que me convierta en una extensión como de márketing de las empresas para las que trabajo. Somos una agencia muy estratega, hacemos bastante estrategia y luego esa estrategia la implementamos, la ponemos en marcha.

¿Qué os diferencia de las demás agencias?

Somos como una boutique porque hacemos un servicio muy a medida, nos convertimos en una extensión del cliente, nos metemos en sus zapatos. Incluso con algunos clientes nos metemos en su oficina durante un tiempo para trabajar con el equipo, para empaparnos de la filosofía de la compañía para la que estamos trabajando, con lo cual nos implicamos mucho en el proyecto. Tenemos un trato muy cercano y muy directo y lo que nos diferencia es que nos adaptamos mucho al cliente, da igual el tamaño, sus necesidades o su presupuesto. El haber trabajado durante 20 años con compañías de diferentes tamaños me permite eso, que tengamos un presupuesto de 2.000€ al mes o de 10.000€ para hacer los planes de comunicación, nos ajustamos y conseguimos los objetivos.

¿Con qué tipo de empresas trabajáis?

Me gusta mucho trabajar para startups. Tenemos ahora media docena de startups a las que ayudamos en el lanzamiento de su empresa.

Por otro lado, en empresas medianas que no tienen un departamento de márketing, o es un departamento pequeño, nos convertimos en una extensión o somos su departamento de márketing externo. De esta manera, se ahorran bastante coste porque sin tener una persona fija en plantilla tienen una agencia de marketing que les va a llevar: márketing, ventas y comunicación, y todo esto con gente bastante senior. Una empresa mediana que no tiene un departamento de márketing muy desarrollado puede estar a la última en márketing online, tecnología, eventos, capación, herramientas como CRM…

Por último las empresas grandes, como no pueden llegar a todos sus clientes, nos piden campañas concretas. Por ejemplo, hemos hecho eventos puntuales para empresas como Aegon Seguros, para Google o para la Secretaría de Estado de Turismo, por ejemplo. Si quieres hacer un evento sólo para emprendedores, yo sé como llegar a ese target y hago un evento donde le traigo a ese público, o si quieres eres Aegon y te interesan sólo los autónomos, te hago un evento a medida sólo para autónomos.

El emprendimiento se está convirtiendo en una salida real para los jóvenes actualmente, ¿qué recomiendas a esos jóvenes que optan por este camino laboral?

Antes de emprender por primera vez recomiendo que alguien trabaje en una empresa pequeña o startup para que conozca el día a día de una empresa pequeña. Con cero experiencia, montar una empresa es una auténtica locura. Puedes emprender si tienes costes básicos y necesidades básicas cubiertas.

Yo si fuera novato emprendiendo buscaría una asociación empresarial que me ayude a emprender y a dar pequeños pasos. Si tengo experiencia previa trabajando en startups puedes emprender pero también reduciendo los riesgos al mínimo. Esta claro que emprender es una aventura bastante difícil, que nadie piense que es fácil. Recomiendo contar con asesoría experta, profesionales del mismo sector que me puedan decir cómo han empezado ellos, cómo les ha ido, qué consejo pueden darles …etc.

Los empresarios por lo general somos muy generosos, nos gusta ayudar a gente que está empezando. La conclusión es que quien quiera emprender, primero pida ayuda, que busque a alguien que le acompañe en el camino, que no vaya en solitario.

«La conciliación debe ser compartida y a muchas empresas le cuesta entender la idea»


A raíz de la presentación del programa «Directivas de Frente», hablamos con Juan Merodio, presentador del programa y uno de los emprendedores más conocidos del país. Experto en el marketing y en la empresa 2.0, hablamos sobre todo del papel de la mujer en los negocios actuales.

 

Eres socio-fundador de Marketing Surfers, fundador del Grupo Ellas, socio y director de Marketing de InvierteME y fundador de Emprende Finance. Acabas de lanzar el proyecto Engage Colombia a nivel internacional, actualizas constantemente tu blog y tienes publicados ocho libros. ¿Cuál es la clave de tu organización?
Las constancia y la previsión, me gusta usar lo que una vez me dijo una persona con la que comí, que llamaba “retales de tiempo” y son esos momentos muertos que puedes aprovechar para ir haciendo pequeñas cosas para ir avanzando.

 El miércoles comenzó a emitirse en televisión online el programa en Directivas de Frente, donde cada semana entrevistas a mujeres directivas a que cuenten su visión del mundo empresarial. ¿Qué te animó a hacer este programa?
Pues realmente siempre he estado ligado al mundo femenino, de hecho mi primer emprendimiento fue un proyecto para la mujer, y se me ocurrió esta idea para dar voz al liderazgo femenino y al papel de la mujer en la empresa, donde todavía hay grandes diferencias con el compre, y quise aportar mi granito de arena, para que grandes profesionales nos cuenten sus experiencias y que sirvan de herramienta de inspiración para otras mujeres y hombres

En tu trayectoria profesional (como fundador del Grupo Ellas) has reclamado mucho el papel de la mujer en el mundo empresarial. La situación en España sigue siendo muy desigual, ¿qué aspectos crees que deben empezar a cambiarse para llegar a un nivel de mayor igualdad?
Creo que debemos empezar a pensar que es cosa de todos, no de la mujer solo, realmente se habla de conciliación para la mujer, pero eso es machismo, ya que la conciliación debe ser compartida, y a muchas empresas les cuesta entender esta idea.

De todas tus facetas de escritor, profesor, emprendedor y conferenciante. ¿Cuál es la que más te gusta?
Dificil decidir, pero me quedo con conferenciante, me encanta poder compartir momentos con personas, trasladarles mis inquietudes y experiencias y que ellas hagan los mismo. Son momentos donde aprendo mucho.

Tu caso ha sido un clarísimo ejemplo de autodidacta. Teniendo en cuenta que mucha gente del ámbito del marketing y las redes sociales, ¿qué valor aporta una formación tradicional? ¿No crees que las universidades y los programas de postgrado deberían adaptarse mejor a esta nueva oleada de formación?
Creo que una formación tradicional, siempre y cuando esté actualizada a los tiempo que corren (que no es habitual), te aporta un conocimiento de base muy válido para sustentar lo más novedoso. En cuanto a universidades totalmente, es ilógico que sigamos con planes formativos obsoletos y con ciertos profesores que no aportan valor y se limitan a “contar su cuento” que por cierto, ya está en Internet, en lugar de aportar su valor como profesional. De hecho esto, fue la razón que me llevó en el año 98 a dejar la universidad donde estudiaba y a buscar vías alternativas de formación.

Tal como se ve en tu blog, utilizas muchísimos canales para comunicarte. ¿Qué red social es la que más tráfico te genera y cuál es la que más te gusta a ti personalmente?
La que más tráfico me genera está entre Facebook y Twitter, y me es difícil escoger una porque cada cual me aporta algo diferente, Facebook una mayor cercanía con las personas, y Twitter un canal de información inigualable

De todas las cosas que se dan por supuesto en una empresa a la hora de la comunicación y el marketing, ¿cuál crees que es el error más frecuente?
No pensar en personas, es el mayor error, y hablo de personas internas (trabajadores) y externas (clientes). Si queremos sacar el mejor partido a las acciones de marketing y en general al desarrollo de una empresa, debemos ser conscientes de que lo más importante son las personas que trabajan dentro, todas, todas, todas, y olvidar tanto egocentrismo corporativo y directivo, y pensar más en equipo para conseguir un bien común. Ya lo dijo el gran Zig Ziglar: “No construyes negocios, construyes personas y las personas construyen el negocio”

Y por último, recomiéndanos un libro sobre Marketing Empresarial que para ti sea imprescindible.
Pues recomendaría ¡Hazlo! De Seth Godin, no es directamente de marketing empresarial pero si de marketing personal, que va unido al empresarial, personas = empresa