Sácale el máximo partido a la cuenta de Instagram de tu empresa


Los canales de búsqueda de talento están cambiando y cada vez son más digitales e innovadores. Cada empresa tiene sus preferencias pero quizás no te habías parado a pensar en Instragram como una herramienta para lograr este propósito. Si tienes una cuenta en esta red social, animar a tus seguidores a trabajar en tu compañía puede generar muchos efectos positivos: te posiciona como una empresa dinámica, innovadora y creativa; incrementa el número de candidatos que aplican en tus ofertas, además se trata de candidatos que ya han mostrado un interés previo por tu empresa, al ser seguidores de tu cuenta de Instagram, por lo que quizás estén más motivados para trabajar contigo. Por último, generas mayor viralidad para tus ofertas de empleo

Se trata de una herramienta económica y sencilla para la que sólo necesitas construir una buena estrategia de contenido que genere tráfico hacia tus ofertas laborales: ¿quieres saber cómo  hacerlo?

Paso 1: Identificar los puestos que quieres promocionar. Elige uno para el que sea necesario contar con un aspecto concreto: el trato con el cliente, la capacidad analítica, la creatividad…etc. El objetivo es identificar la característica más importante de ese trabajo y relacionarlo con el éxito de la compañía. Por ejemplo, para una empresa de seguros es fundamental que sus comerciales sean buenos negociadores y de eso dependerá el número de ventas que generen al mes y, por tanto, los ingresos de la compañía.

Paso 2: Haz una foto de alguien o algo de tu oficina que represente un aspecto divertido u original de la cultura de tu empresa. Cuanto más natural sea la imagen, mejor, e incluso más interesante si está relacionada con el departamento para el cual estamos buscando candidatos.

Paso 3: Incluye un breve texto que describa la fotografía. Explica por qué la imagen está conectada con el puesto. Puedes utilizar el humor para captar más la atención por ejemplo: “Esto es lo que puedes esperar si te unes a nuestro equipo como diseñador de producto”

Paso 4: Utiliza ese mensaje para animar a tus seguidores a visitar tus ofertas laborales en LinkedIn o en tu página web. Lo importante es conseguir que te vean como empleador, como la empresa donde ellos quieren y pueden trabajar.

Paso 5: No olvides utilizar hashtags. Puedes crear tu propio hashtag para promocionar tu marca como empleador y usarlo en cualquier red social donde estés dando a conocer tus vacantes: twitter, Facebook, blogs…etc. De esta forma además estás ayudando a que los usuarios busquen de manera proactiva tu hashtag cuando quieran conocer si has publicado posiciones nuevas.

Cómo afrontar con éxito una negociación salarial


Conocer la situación general de la empresa y la demanda del puesto al que estás optando son sólo algunos de los aspectos que marcan la línea entre el éxito y el fracaso en una negociación salarial. Cuando se trata de conseguir un empleo, es fundamental tener en cuenta cierta información antes de abordar aspectos financieros, sobre todo ahora que el Instituto Nacional de Estadística ha revelado que el sueldo más frecuente en España en 2013 fue de 15.500 euros, exactamente la misma cantidad que en 2012.

Negociar no es fácil e incluso se trata de una habilidad o competencia que se puede entrenar y desarrollar, aunque muchas personas poseen de manera innata. Por este motivo, aquí puedes encontrar los datos básicos que debes conocer si vas a afrontar una negociación salarial:

1. La situación económica de la empresa: Busca información sobre su desempeño financiero en el año anterior: ¿obtuvo los beneficios previstos?, ¿creció o disminuyó su cuota de mercado?, ¿han despedido a muchos empleados o se encuentran en un momento de expansión de la plantilla? Todo esto determinará que la cantidad ofrecida por la organización sea o no competitiva en relación al mercado.

2. La banda salarial de puestos similares en empresas similares. Puede ser muy útil utilizar ejemplos reales de otras ofertas para puestos similares como prueba para demostrar que el salario que solicitas es justo y acorde con el mercado. Sin embargo, un estudio de remuneración siempre será la fuente más fiable para sostener tu argumento.

3. Las condiciones del sector profesional. ¿Se trata de un sector donde existe escasez de profesionales cualificados?, ¿es un mercado con una alta demanda de empleo?, ¿es un sector en crecimiento o en declive? Respondiendo a estas preguntas podrás tener un mejor criterio a la hora de solicitar un salario.

4. Las compensaciones que ofrece la empresa. No todo se resume en una cifra. Es importante valorar otros aspectos que rodean al puesto de trabajo y que añaden valor al sueldo percibido: beneficios sociales, seguro médico, coche de empresa, servicio de autobuses proporcionado por la compañía, entre otros.

Ya te adelantamos que, según datos del INE correspondientes al año 2013, los empleados del sector tecnológico son los que reciben un sueldo más alto en España, con una cifra que asciende a 52.828 euros anuales de media. Por el contrario, el sector de la hostelería es el que percibe la menor cantidad, 13.851 euros.

 

Siete reflexiones que te llevarán a alcanzar el éxito profesional


Muchas personas piensan que el éxito es sólo una cuestión de suerte o que, a veces, es el resultado de encontrar la solución ideal para todos los problemas. Sin embargo, no se trata de tener la respuesta a todas las preguntas, sino de preguntarse las cuestiones adecuadas.

Así es como triunfan la mayoría de las personas exitosas: entienden que son ellos mismos quienes controlan su destino y que la mejor forma de hacerlo es plantearse las preguntas que les lleven por el camino correcto para alcanzar sus objetivos. Muchas veces, la ruta más frecuente o la más utilizada es precisamente la que más se aleja del éxito

Si estás pensando en poner en marcha un proyecto o no has logrado todavía las metas que te propusiste, aquí te dejamos las siete preguntas sobre las que debes reflexionar para lograrlo con éxito.

1. ¿Debería estar haciendo esto?

Por lo general, empresarios y emprendedores tratan de ser los primeros en aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado. Esto les puede llevar a gastar tiempo y energía en proyectos que quizás nunca les reportarán beneficios suficientes en relación a la inversión realizada. Las personas exitosas comprenden el verdadero valor del tiempo y los recursos: saben los activos con los que cuentan y buscan metas alcanzables.

2. ¿Cuál es realmente mi prioridad máxima?

Resulta muy eficiente pensar cada día un único objetivo que necesites completar y concentrar todos los esfuerzos en conseguirlo. Una vez alcanzada esa meta, es posible plantearse la siguiente prioridad

3. ¿Lograré con este enfoque mis metas a largo plazo?

Ser cortoplacista puede llevarte a estar constantemente persiguiendo sueños sin llegar a alcanzarlos. La gente de éxito no se conforma con soñar sino que dedica mucho tiempo a visualizar y a planificar su futuro perfecto

4. ¿Cómo puedo ser más efectivo?

Existen muchas barreras a la productividad pero la mejor manera de combatirlas es estar en continuo aprendizaje, ser buenos pensadores, comunicadores y grandes líderes. La clave se encuentra en no dejar nunca de intentar mejorar.

5. ¿Cómo puedo hacer mi trabajo divertido?

Es casi imposible convertirlo todo en algo divertido, pero casi todo puede ser divertido para alguien. No se trata de cuál sea el trabajo que desempeñe una persona, sino de cómo esa persona entiende y vive su trabajo. Las personas capaces de alcanzar el éxito son aquellas que siempre encuentran algo positivo en lo que hacen.

6. ¿Cómo consigo que mi cerebro descanse?

El trabajo afecta física, mental y emocionalmente a las personas por eso es importante llevar una vida saludable, utilizar técnicas de relajación o echarse una siesta de vez en cuando para asegurarse de que el cerebro ha descansado lo suficiente como para estar al 100% de sus capacidades.

7. ¿Quién más puede hacer esto?

Los mayores éxitos son el resultado del trabajo en equipo. Detrás de un buen proyecto hay siempre personas comprometidas con el mismo. Delegar en tu equipo no es sólo una manera de distribuir el trabajo, sino también de motivar a tus empleados asignándoles tareas en las que puedan sacar lo mejor de sí mismos.

Las diez palabras que no deberías usar en tu perfil de Linkedin


Jeff Haden, editor de la revista Inc, ha publicado en la revista norteamericana una guía muy útil para aconsejar a sus lectores qué palabras están ya desfasadas en un cv. Si bien es cierto que, durante un periodo de tiempo, en las entrevistas de trabajo se prestaba más interés a  ciertas cualidades, ha llegado la hora de dejar de lado todo aquello que supuestamente esperan escuchar en una entrevista y centrarnos en demostrar nuestras verdaderas habilidades.

¿Cuáles son esas palabras?

1- Motivado

2- Apasionado

3- Creativo

4- Determinado

5- Amplia experiencia

6- Responsable

7- Estratégico

8- Historial

9- Organizado

10- Experto

 

¿Y cuáles son los motivos para que estas palabras ya no sean las adecuadas? Haden, en este artículo, explica en clave de humor por qué deberíamos de dejar de repetir lo que dice todo el mundo en una entrevista de trabajo.

«Hay que volver a saborear el trabajo


El pasado viernes Monster organizó unas charlas sobre productividad personal en la sede de El País. La conferencia estuvo conducida por Berto Pena, que tras tener una exitosa carrera como Director de Marketing decidió dar un giro radical a su carrera profesional, para, como él mismo dice, «vivir de verdad».

Pena decidió exponer todos esas tareas que hacemos a diario en el trabajo y que, por desconocimiento, no sabemos cuánto nos pueden perjudicar o nos hacen retrasar esas tareas que realmente son importantes.

3 rincones en los que fallamos

Distracciones e interrupciones: No suele haber cultura ni sensibilidad con este tema, pero las distracciones las podemos evitar. La atención es el tesoro más grande que tenemos y tu creatividad dependerá en buena medida de ella. La tecnología, para estos casos actúa como un cuchillo de cocina: bien usada será tu herramienta más útil, pero desconecta a ratos de ella o te cortará tu tiempo.

Cultura de la urgencia: Hay que empezar a distinguir los imprevistos de lo que son realmente las urgencias, y así evitar exagerar el drama. No debemos atender en primer lugar la última orden de trabajo a no ser que sea estrictamente necesario.

Demasiado email: Hemos convertido una herramienta en el trabajo. Dedicamos demasiadas horas a chequear el email compulsivamente, a responder y a organizar la bandeja de entrada. Es bueno desconectar un poco del email, sobre todo cuando estamos inmersos en una tarea importante en la que debemos poner toda nuestra atención.

«Hay que volver a saborear el trabajo»

Berto Pena insistió en que «hay que reiniciar la productividad, y saborear de nuevo el trabajo» Para eso, aconseja realizar pequeñas tareas que, aunque puedan parecer insignificantes, ayudan mucho a la organización y a la productividad personal:

– Distinguir las tareas es saber dónde están los resultados: Si no lo sabes, no vas a saber invertir. Los resultados más importantes se encuentran en las tareas a medio y largo plazo, que suelen ser las que más tiempo requieren. No dejes que microtareas o tareas repetitivas te quiten tiempo de lo primordial.

Los últimos minutos de la jornada dedicarlos a planificar el trabajo del día siguiente: Así sabrás por dónde empezar y te será mucho más sencillo.

Empieza todos los días haciendo la tarea más díficil: A primera hora de la mañana, a nuestra llegada al trabajo, es cuando estamos con más energía. No dejes lo más complicado para última hora del día: eso no hará más que posponerlo indefinidamente.

Invertir en terminar y no tanto en empezar: El peligro de querer empezar muchas tareas puede significar que no podamos abarcar todo el trabajo y dejemos muchas cosas a medias.

Evitar las reuniones: Las reuniones sólo deberían programarse si está claro el orden del día y tienen una duración adecuada. Lo mejor es prepararlas por adelantado, orientar a la gente, que sean breves y directas. Otra alternativa son las mini reuniones o expres-meetings: reuniones de no más de diez minutos, en algún pasillo o sala de la oficina que no se moleste y en el que se pueda hablar rápido de los temas del día.

¿Merece la pena todo esto?

La idea de poner en práctica todos estos consejos es la de conseguir que el éxito profesional sea mejor que ayer. Como bien dijo Peter Drucker, padre del management «El mayor error que cualquier profesional puede cometer es no hacer cambios». Los cambios que propone Berto Pena consiguen aumentar los resultados, la capacidad, la agilidad, la creatividad y la tranquilidad del trabajador. Y son realmente fáciles de aplicar porque sólo depende de ti.