Productividad en verano


Entendemos por verano esa época en la que el calor es insoportable y se te presupone haciendo todo tipo de cosas lúdico-festivas en un yate, no trabajando en la oficina. Pero la realidad es que esa época dura entre dos y tres meses y la mayoría de trabajadores no podemos tener tantas vacaciones así que… ¿Cómo ser productivos en verano?

Ser productivo en verano es salirse del círculo vicioso en el que van a meterte todos los anuncios de estrella damm pero tú puedes.

A lo largo de cinco post veremos los cinco puntos en los que te podrás basar para incrementar tu productividad (si es que sigue existiendo) en verano. Estos puntos están basados en algunos factores que no puedes controlar como el clima o las circunstancias sociales pero también te darán las herramientas necesarias para combatirlas.

El primer paso sea seguramente ser consciente de que no estás siendo todo lo productivo que sueles ser. A veces no nos damos cuenta o a lo largo de tantos veranos hemos dejado de percibirlo como algo raro si no que simplemente lo aceptamos.

Lo que dificulta aún más que percibas tu bajada de rendimiento es que se verá acompañada de la bajada de rendimiento de todos tus compañeros. El nivel de exigencia baja e incluso los jefes se relajan con lo cual tu propia auto exigencia también decae. 

El segundo pilar en el que se basa el incremento de productividad en verano es darte cuenta de que no estás siendo productivo es en que tomas consciencia de que tienes algo que decir al respecto. Todo el clima de indulgencia que rodea a estos tres meses hacen que algunos trabajadores lleguen a pensar que «es lo que hay» total, es verano ¿No?

Pues no necesariamente, depende de tus propios niveles de rendimiento deseado. 


Deja un comentario