Productividad en verano: Mantener tus rutinas


 

Uno de los principales factores que alteran tu productividad en verano es social. Como ya comentamos en entradas anteriores además de los factores físico existen otros que no conviene desdeñar.

Estos factores responden a un cambio conductual por parte de la sociedad que está encaminado a hacer de nuestro trabajo en verano un infierno.

Por algún motivo cambiamos nuestra rutina de ejercicio. Y no es solo por el calor porque en pleno diciembre la temperatura tampoco invita a salir de casa y los gimnasios están llenos. No, es porque en verano se establece un “estado de excepción” por el cual está socialmente aceptado que se abandonen las rutinas.

El problema es que varias de las rutinas que se abandonan son muy saludables para ti y tu productividad.

No debes abandonar tus rutinas. En especial las que te hacen tanto bien como el ejercicio, las horas de suelo o la alimentación. En verano tendemos a dormir menos, alimentarnos peor, leer menos y ver más la televisión… Todo esto nos hace sentir mal y en consecuencia nos hace ser menos productivos.

Estos pequeños descansos de la rutina hay que reservarlos para las vacaciones, es decir, para la semana, las dos semana o el mes que te cojas de vacaciones, pero no para todo el verano.

Intenta reproducir las buenas costumbres que has adquirido a lo largo del año y no olvides que todas las vacaciones son en verano pero no todo el verano son vacaciones.


Deja un comentario