Pedir un aumento


Comenzamos hoy lunes una serie de post que nos traen la información más útil sobre uno de los momentos tensos que más interesa a los empleados españoles: Pedir un aumento de jefe.

Ha llegado un momento en el que crees que deberías cobrar más. A este momento no se llega así de repente, es todo un proceso interior que desembocará en esa conclusión. Lo primero que has de hacerte es preguntarte cuales son los motivos que te han llevado a tomar esa decisión.

De cuales sean estos motivos dependerá el desenlace de tu petición ya que muchas veces pedimos aumentos de sueldo porque no estamos conformes en nuestro trabajo y eso hace que queramos otro tipo de compensación para aliviar nuestro día a día pero… lamentamos informarte de que en estos casos los aumentos no llegan nunca, solo más frustración.

Si no estás a gusto en un trabajo busca una manera de arreglarlo para estar a gusto o sal de el trabajo pero no pidas un aumento.

Porque llega el día en que te plantas en el despacho del jefe y créeme, vas a necesitar argumentos potentes.

En primer lugar hay que desmitificar el aumento de sueldo. No vas a pedir un favor ni necesitas que nadie te salve la vida, simplemente estás arreglando una situación injusta.

Hay que afrontar la petición de un aumento de sueldo con naturalidad, de la misma manera que pedimos más responsabilidad o cualquier otra cosa. En este país tenemos que dejar de sentirnos “miserables” por pedir más dinero porque es solo un trámite profesional.

Además hoy en día los datos de sueldo por posición profesional y responsabildad son de muy fácil acceso así que hoy más que nunca nos quedamos sin excusas para afrontar esta situación de manera profesional, calculada y seria.


Deja un comentario