Marca personal: 1. Tus valores


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada en realidad debería llamarse, Marca personal: Tu personalidad. Pero para no ser tan repetitivos hemos optado por resaltar los valores, aunque no sean estos la única base ni la esencia de lo que tu marca personal va a transmitir para ti.

Porque al fin y al cabo una marca personal no es más que un elemento comunicativo que está destinado a vender un producto: A ti mismo.

No tienes que pensar en tu marca personal como algo ajeno a ti mismo ni como una impostura. Tu marca personal es tu versión comunicativa, un anuncio de ti mismo. Y la buena publicidad no miente, la buena publicidad solo concentra los conceptos clave que hacen destacar el producto y los comunica de manera que sus clientes potenciales las reciban de manera adecuada.

Con tu marca personal sucede exactamente lo mismo. Es el fruto de un proceso que da respuesta a ciertas preguntas como ¿Quién eres? ¿Qué ofreces? ¿Qué aportación realizas al mercado? ¿Qué te hace diferente? Y una vez tengas claro todo esto ponerlos en contraste con lo que demanda el sector en el que quieres actuar.

Estudiar tu sector es clave y aquí toca respondes otras preguntas como ¿Cuáles son los atributos personales más demandados? Creatividad, carisma, eficacia, especialización, adaptabilidad, ética, polivalencia o rapidez. ¿Todos valen para crear la marca personal?

Al final crear tu marca personal sera el resultado de los valores y atributos más diferenciales, los que más te definen puestos en contraposición con los que más se demandan.


Deja un comentario