Lidiar con el fracaso


¿Qué pasa cuando lo intentamos y no lo conseguimos? ¿Que pasa cuando seguimos todos los consejos y aún así fracasamos? Pues pasa que es una situación tan tremendamente común que hay que tomársela como un paso más dentro de tu proceso de crecimiento en cualquier empresa.

¿Crecimiento? Sí, y esto no va de que cada fracaso es un aprendizaje y hay que usarlo para crecer y todo eso estilo Coelho.

Fracasar es fracasar, nadie quiere fracasar y a nadie le gusta. Es una situación frustrante pero que tenemos que saber manejar porque el daño existe pero de nuestra habilidad depende como de grande va a ser ese daño.

De un fracaso puede salir una simple anécdota. Sí, en serio, aunque en el momento no puedas ni imaginarlo con los pasos adecuados muchos profesionales han conseguido que de fracasos (estrepitosos) tan solo quede una anécdota divertida.

De un fracaso puede salir el fin de tu carrera en la empresa. Y en el otro extremo están los profesionales que de un fracaso, incluso uno pequeño como un ascenso denegado, han hecho una montaña y han hecho que su actitud y acciones a raíz de ese momento les lleve a estar despedido.

Por eso y teniendo en cuenta que el fracasar es en muchos casos impredecible (de aquí en adelante evitaremos la autoindulgencia de decir que es inevitable) vamos a tener que prepararnos a conciencia para conocer los pasos y estímulos necesarios para convertir ese fracaso en una anécdota a través de varias entradas en el blog de 360 talent.


Deja un comentario