lidiar con el fracaso: Motivos


Vale, ya nos hemos tomado la situación con calma, nos hemos olvidado de conspiraciones de película y nos hemos enfocado en el futuro ¿Qué hemos ganado? Pues hemos ganado la frialdad como para averiguar los motivos de nuestro fracaso. 

No hablamos de los motivos que tú crees que han provocado el despido si no de los motivos reales, los objetivos.

Para alcanzar esa visión objetiva tenemos que hablar con alguien que ha vivido la situación desde otro lado. para eso tenemos que hablar con las personas que han estado en el centro de la decisión. Es decir, hablar con nuestro jefe, con el cliente… ¿es esto posible?

Sí, si como hemos visto en puntos anteriores no les culpamos como conspiradores (de lo contrario se nos notará en la actitud y así no) es perfectamente posible que pidamos explicaciones y nos den sus motivos. Quizá sus explicaciones no te convenzan pero ¿Qué más da? Tienes que aprender de los motivos que tienen esas personas para tomar sus decisiones, te gusten o no.

Busca siempre alguien que te de respuestas sinceras, no las que quieres escuchar. Es muy probable que por no ofenderte o simplemente porque es más cómodo esas personas terminen dándote explicaciones algo vagas y que no son del todo sinceras. Ten en cuenta que si alguien no percibe tu trabajo tan bien como tú es muy probable que no te lo diga sin más así que busca a personas en quien confíes.

Tienes que alejarte de tu propio problema (es difícil, lo sé) y llegar a verte como te ven los demás. Eso te ayudará mucho más de cara a futuras ocasiones que simplemente quedarte con tu versión y la de tus familiares.


Deja un comentario