El éxito es… dejar claro lo que vendes.


Parece muy obvio pero muchas pymes fracasan porque no comunican con claridad qué es lo que venden, o cómo lo venden, o qué es lo que los hace diferenciales.

Tenemos que ser conscientes de hasta qué punto está saturado el mercado de ofertas. Sea el sector que sea, te dediques a lo que te dediques, tu público objetivo está recibiendo mil estímulos por minuto iguales a los que tú ofreces.

Necesitas detectar cuales son tus puntos fuertes. Esto es vital. Pregúntate qué te hace diferente de tus competidores. Quizá vendas algo único o lo hagas de una manera única, no lo sé, pero en cualquier caso tienes que estar preparado para dar respuesta a las siguientes preguntas:

Si vendo algo que ya vende alguien ¿Qué aporto? esto tiene que estar tremendamente claro para el consumidor. Cuando un consumidor vea tu empresa tiene qué saber a ciencia cierta por qué elegirte a ti. Ten en cuenta que esta situación será la que se de en la mayor parte de los casos ya que casi siempre habrá un producto igual o casi idéntico.

Por eso en estos casos cobra especial importancia comunicar un aspecto en concreto que el resto no comunica o resaltar un rasgo de personalidad propio. En definitiva, haz que todo lo que hagas y digas responda al consumidor a su pregunta de por qué tú.

Si vengo algo que no existe en el mercado. ¿Qué es? Tendemos a pensar que funciona lo que existe y lo que no existe son inventos volátiles. Por el hecho de vender un servicio o producto que no existe o que el consumidor no conoce requiere una gran labor pedagógica. No confiamos en las cosas nuevas y necesitamos ver que algo funciona para subirnos al carro.

 

 

 


Deja un comentario