Es hora de reciclarse: Experiencia.


Para poner el punto y final al repaso que hemos dado sobre las oportunidades que surgen a la hora de reciclarnos profesionalmente, vamos a optar por la experiencia, una importante ventaja que tienen todas las personas que quieren o necesitan reciclarse.

Si necesitas reciclarte es que ya tienes un bagaje profesional y eso es un punto a favor tuyo que has de explotar.

Hemos hablado a lo largo de los distintos post de cómo tenemos que competir con profesionales que manejan más la tecnología, hablan más idiomas o incluso tienen una visión de la profesión más “actualizada” y cómo nosotros tenemos que adaptarnos a esa circunstancia.

Y es cierto que hemos de adaptarnos, es cierto que hemos de dar respuesta a esas demandas que ellos cubren y nosotras no. Pero hay algo que ellas por más que quieran no pueden aprender: nuestra experiencia. Porque son años dedicándonos a lo nuestro y no podemos simplemente echarlo por la borda para competir de “igual a igual” con alguien que apenas acaba de aterrizar en la profesión.

Por eso no podemos ni debemos hacer como si no fuésemos el profesional experto que somos y usarlo como el factor positivo que sin duda es.

Otro factor que nos habrá dado nuestra experiencia más allá de nuestras habilidades profesionales y personales es el de nuestros contactos profesionales. ¿Recuerdas cuando eras inexperto y no conocías a nadie en tu sector? Bien, pues así están tus competidores pero no tú.

No dudes en usar tu agenda de contactos para reciclarte profesionalmente.


Deja un comentario