Es hora de reciclarse: Estilo de vida


Reciclarse, cambiar, pasar a otra cosa… siempre que pensamos en estos términos a nivel profesional damos por hecho que lo que tiene que cambiar es el trabajo cuando a veces, somos nosotros.

Porque un reciclaje profesional es un cambio humano, una transformación del individuo como perfil profesional pero también como persona.

Cuando hablamos de un cambio personal hacemos referencia a todo cambio que influya en nuestro día a día, en nuestra forma de relacionarnos con los demás e incluso en nuestra forma de afrontar las situaciones o cómo nos tratamos a nosotros mismos.

Por ejemplo, si ha llegado la hora de reciclarse ¿Por qué no buscar en el extranjero? Quizá el puesto de trabajo sea similar pero lo que va a “reciclarse” es tu estilo de vida, tus amistades, tu entorno… Por eso cambiar de país es uno de los mayores ejercicios de cambio laboral que se pueden dar y tiene que ser tomado como tal.

El hecho de que vayamos a seguir desarrollando el mismo trabajo y en el mismo puesto o uno similar, no quiere decir que no tengamos que invertir una gran cantidad de tiempo energía y paciencia en prepararnos para el cambio. De esta manera cambiará la forma en que actúan cosas tan cotidianas como la jerarquía, el trato con los compañeros, los tiempos e incluso las maneras y los modos.

Todo eso te llevará a cambiar y reciclarte profesionalmente, a convertirte en alguien que se ha podido adaptar a la situación para sacar el máximo partido de su nueva situación laboral.

Lo mismo sucede si cambias a una empresa donde todo el mundo es más joven o más mayor de lo que era en tu nueva empresa, si pasas de una empresa local a una multinacional extranjera o viceversa… en definitiva hay que estar atentos a las opciones que da el mercado y tomar como un auténtico ejercicio de reciclaje el cambio de trabajo que suponga un cambio en tu estilo de vida.


Deja un comentario