En el trabajo: Ser más productivo.


Lo sabes. No se trata de echarle más horas, se trata de ser eficiente. La eficiencia es un concepto clave en el trabajo y muchas veces no conseguimos alcanzarla. Lo peor de ser productivo es que no hay presión o «mandatorie» que pueda hacerte más productivo, es algo que tienes que conseguir tú y te damos algunas herramientas para conseguirlo.

Ser productivo es, al fin y al cabo, conocerte. Saber de qué eres capaz y de qué no eres capaz. Por eso a lo largo de nuestra vida profesional tenemos que llevar a cabo un proceso de exploración para medirnos y si es posible incluso cuantificarnos.

Mídete: Nunca te relajes, calcula siempre cuanto tardas en hacer las cosas. Si quieres ser productivo tienes que saber si estás empleando más o menos tiempo del normal en hacer algo y después analizar las causas.

Descúbrete: Desde nuestra subjetividad más absoluta podemos llegar a pensar que somos muy productivos a todas horas del día, bajo toda circunstancia o que «es cuestión de proponérselo»  Mentira. Tienes horas de más rendimiento y otras de menos, descúbrelas.

Aíslate: No tengas reparos en buscar tu concentración con música o pidiendo silencio. A veces el entorno no ayuda y en lugar de dejarnos vencer por el tenemos que vencerlo.

Descansa: En caso de no haber sido productivo no te castigues no durmiendo. Esa cabezonería no hará que tu yo más productivo vuelva. Ahora estás cansado, has pasado horas frente a la pantalla o el papel y por mucho que sepas que podías haberlo hecho mejor tu estado óptimo de productividad ya pasó. Pero volverá mañana si descansas bien,


Deja un comentario