Employer branding: Público objetivo


Cuando pensamos en nuestra comunicación externa lo primero que hacemos es decidir a quién nos dirigimos. Es decir, nadie lanza una marca, un estilo comunicativo, una identidad, sin pensar en quién va a ser el receptor de la misma. Pues no podemos olvidar esto con el employer branding tampoco.

Lo primero que tenemos que saber es que los empleados son nuestro público objetivo más importante, pero no el único. 

Son nuestro público más importante porque pueden llegar a actuar como embajadores de nuestra marca. Trabajar nuestra imagen de cara al exterior, prescribirla. Por eso el foco de nuestras acciones tiene que estar en ellos.

Al final la estrategia de nuestra empresa como empleadora tiene que ser coherente con la estrategia de nuestra empresa de cara al exterior y ambas con el modelo de negocio real. No aporta ningún valor transmitir al exterior una imagen de empresa puntera tecnológicamente y que nuestros empleados trabajen con tecnología desfasada.

Construir marca, tanto para dentro como para fuera, no trata de decir cosas bonitas, si no de hacer cosas bonitas y saber comunicarlas.

Precisamente por eso, tenemos que saber hasta qué punto nuestra marca como empresa empleadora tiene recorrido más allá de nuestros empleados. Futuros empleados, estudiantes, empleados jubilados… El abanico es muy amplio y cada uno necesita una comunicación diferente.

No se trata de inventar nada si no de potenciar en función de cada público uno u otro aspecto. Por ejemplo, nuestro programa de becas a los estudiantes o hacer unas jornadas de abuelos con nietos para empleados jubilados… En cualquier caso, nosotros podemos hablar lo que queramos de nuestra empresa pero nada tendrá más valor que un empleado hablando bien de la empresa en la que trabaja, un estudiante deseando trabajar en nuestra empresa o un candidato dispuesto a lo que sea con tal de trabajar en nuestra empresa.


Deja un comentario