Employer branding: Análisis de situación


Es el paso que va inmediatamente después de la definición de nuestro público objetivo. Habla de la definición y el análisis de cual es nuestra imagen tanto interna como externamente como marca empleadora.

En multitud de ocasiones se comete el error de actuar en función de lo que queremos ser sin tener en cuenta lo que ya somos. ¿Por qué es esto tan importante?

Porque el punto de partida es la clave para aportar coherencia. Tenemos todo el derecho de querer llegar a ser una empresa con una gran conciliación personal, pero si queremos tener credibilidad tenemos que saber exactamente en qué punto estamos. 

A veces, en empresas grandes, los encargados de tomar estas decisiones no siguen el día a día ni tienen el pulso de su imagen interna. Y nuestra imagen externa está siempre ligada a nuestro entorno, es tremendamente subjetiva. En empresas pequeñas también es necesaria esta investigación, lo que a menor escala. Solo es cuestión de adaptar las técnicas.

Por eso existen métodos para recuperar esa objetividad mediante métodos de investigación:

Métodos cuantitativos: Hacer una encuesta, tanto interna como externa nos va a facilitar conocer datos a gran escala. Esto se usa sobre todo cuanto tenemos un gran desconocimiento sobre cual es la situación y quieres pulsar la opinión de tus candidatos potenciales, por ejemplo, pedir que ordenen por orden de prioridad una serie de empresas en las que les gustaría trabajar para saber en qué posición te colocan.

Métodos cualitativos: Son ideales para conocer el por qué. Quizá por una encuesta sabes que tus trabajadores perciben que hay demasiado estrés en tu empresa, o se divierten poco. Pero necesitas saber los motivos. En estos casos un focus group o entrevistas en profundidad, son las mejores soluciones.


Deja un comentario