El proceso de selección: El currículum


Comenzamos con el primero de los cuatro post sobre selección de personal. Esta semana vamos  a ahondar en los 4 puntos clave del proceso de selección y hoy comenzamos con el primero, redactar un currículum que destaque, que sea efectivo.

El currículum es nuestra carta de presentación, es el documento que hablará por nosotros cuando nosotros aún no podemos. Es un documento que tendrá que hacernos competir con el resto de candidatos en el frío papel. Es, para colmo, un documento frío que tan solo muestra ciertos conceptos que en muchos casos quedarán igualados al de resto de competidores. Pero entonces ¿Cómo puedo hacer que mi CV destaque?

Tómalo como una carta de presentación: Un CV no puede mostrar todo sobre ti, es imposible. Y si intentas que lo muestre todo estarás redactando un documento pesado de leer. Ten en cuenta que en los procesos de selección son muchísimos los CV que pasan por las manos del seleccionador y que en muchos casos está buscando cierta información muy concreta. Lo mejor es que facilitemos esa información de la manera más eficaz y no hagamos que el seleccionador mire nuestro CV con recelo.

Crea un criterio para ordenar la información: Ordenar la información según un orden facilita mucho su lectura y además dice mucho sobre ti. Un uso ordenado de la información destaca tu capacidad racional, tu orden, tu preparación… Uno de los criterios más usados es el cronológico. Si piensas en usar otro porque quieras destacar más una u otra experiencia o por circunstancias propias de la empresa a la que estás aplicando intenta siempre que entre dentro de un orden lógico.

Muestra tu lado más profesional: No caigas en la trampa de «mostrarte tal como eres» Si quieres añadir algo mas de información que la estrictamente profesional céntrate en hábitos sin connotación ninguna. Excluye la religión, la política, los equipos… Y desde luego no menciones debilidades. Las debilidades se dan por hecho, todos las tenemos y es posible que en la entrevista te pregunten y tú tengas que tener una respuesta preparada, pero deja tu CV limpio de nada que no sea estrictamente profesional o que ayude a mejorar la impresión sobre ti.

No mientas: Los procesos de selección suelen ser llevados por profesionales. Mentir sobre tu trayectoria o formación será descubierto en una entrevista futura y te hará pasar un mal rato. Lo mejor es que digas la verdad y fomentes la confianza.

Repasa y relee tu CV: El hecho de que sea algo que conoces perfectamente no quita que cualquier falta de ortografía, frase mal compuesta o cambio de tipografía haga que tu imagen quede por los suelos. En este momento del proceso de selección tu CV es tu imagen y cualquiera de estos fallos dirá cosas de ti que no te ayudarán en absoluto.


Deja un comentario