El éxito es… un trato sencillo


 

Parece mentira pero muchas empresas terminan cayendo en la aspereza que da el volcarse en ser demasiado operativos. No es que ser operativos sea malo, es que si solo pensamos en serlo, nuestra experiencia de cliente se resiente. Nuestra experiencia de empleados se resiente. Y en definitiva, es el futuro de nuestra empresa el que se resiente.

Que todo tenga la calidad óptima, que cuadran las cuentas, que los datos sean correctos, que la comunicación sea precisa… ¿Pero te estás preocupando de que la experiencia de tus usuarios sea perfecta? 

Tus usuarios no solo quieren un producto o servicio de calidad, no solo quieres recibirlo rápido y en los términos acordados, quieren que su experiencia sea sencilla y amable. Quieren que cuando usen tu web o app no tengan la más mínima complicación. quieren una gran usabilidad, que todo tu proceso de compra sea intuitivo.

Pero no solo en web, también en espacios físicos. Quieren entrar a tu local y que todo sea claro, ameno. Que puedan conocer los materiales, servicios o precios de manera sencilla. En definitiva, que comprarte no sea un quebradero de cabeza y que relacionarse con tu marca sea sinónimo de tranquilidad y seguridad. Porque de nada sirve que te esfuerces en ofrecer un gran producto si el cliente no se siente atendido o compra con incertidumbre.

Por otro lado no podemos olvidar la experiencia de nuestros empleados. Aunque ya entraremos en este apartado más adelante no hay diferencia sobre lo que necesitan nuestros empleados y lo que necesitan nuestros clientes. También trabajar en nuestra empresa debe suponer tranquilidad y certidumbre. También tiene que abundar la información, que entrar a trabajar suponga un acto cotidiano sin sobresaltos.

 


Deja un comentario