El éxito es… Conservar el talento


 

Seguimos con nuestro monográfico para asegurar el éxito de tu aventura empresarial y seguimos con el talento. atraer y conservar el talento no es lo mismo. Requiere un esfuerzo y una preparación muy diferente.

La palabra más usada para hablar del talento que no queremos perder es retener. Esta palabra tiene ciertas acepciones de mantener a la fuerza que no se corresponden con la realidad. Cuando queremos mantener el talento tenemos que tener en cuenta que es un activo tremendamente deseado y que solo se quedará si resultamos la opción más atractiva para ellos.

Por ello en primer lugar tienes que tener muy claro el talento que tienes en tu empresa o en tu proyecto. Si crees que tienes un trabajador estrella y ya está, mal vamos. El talento no hace referencia a esas personas brillantes en todo si no a esas personas que hacen su cometido excelentemente. Personas que proponen, que tienen visión y que se involucran en el proyecto. La actitud también es talento.

Una vez has detectado el talento con el que cuentas tienes que tener claro qué aportan y cuanto estás dispuesto a ofrecer para que se queden. No hablamos solo de dinero, también de saber cual va a ser su progresión o cuales serán los proyectos futuros que tendrán. Ten en cuenta que en algún momento tendrás que informarlos sobre su situación en la empresa y en ese momento has de tener todo pensado.

Crea el ambiente ideal. Para ello escucha a tus empleados, ten todos los aspectos en cuenta y considera si existe un equilibrio justo en el que todo el mundo está contento. Para eso tienes que escuchar siempre y así saber qué opinan el resto de empleados de sus compañeros.

Ten en cuenta siempre su vida personal y familiar de manera que integren a la perfección su vida en tu proyecto y su vida fuera de él. Si has detectado el talento y quieres mantenerlo tendrás que crear un proyecto a largo plazo con ese talento. Para ello tienes que ofrecerle un crecimiento profesional y personal que demuestres con planes o hechos, no con palabras.


Deja un comentario