El currículum perfecto: Tus habilidades


Estamos en la época de la titulación democratizada, en la época en la que un título no nos va a diferenciar pero también en una época donde nuestra experiencia puede llegar a no ser suficiente. Ahí es donde entran en juego nuestras habilidades.

Nuestras habilidades son nuestra propuesta de valor. Como profesionales (por ejemplo, profesionales tecnológicos) se nos atribuyen ciertas habilidades. Pero esas son nuestras habilidades profesionales, las que determinan nuestra formación y experiencia. No tenemos que desdeñar nuestras habilidades personales.

Nuestras habilidades profesionales son las que nos hacen valiosos como compañeros, como subordinados y como jefes. Por ejemplo, incluir nuestra actitud positiva hacia ese trabajo e incluso hacia la vida, habla de nuestras ganas, de nuestra motivación. No lo creerás pero transmitir esa motivación es una habilidad diferencial y muy apreciada.

Comunica tu capacidad para trabajar en equipo. Tus habilidades comunicativas son habilidades necesarias, en especial para comunicarte con tus superiores y tus compañeros. hoy en día la capacidad comunicativa es una habilidad muy demandada.

Intenta hablar de tu capacidad de adaptación. Hoy en día somos individuos que tienen a ser poco flexibles, a ver el mundo a su manera y no entenderse con alguien que lo vea de otra manera. Por ello solemos añadir en nuestro currículum cosas cómo: “Amigo de mis amigos, fanático de la pintura…” estas cosas están bien pero es mejor incluir habilidades que demuestren que puedes adaptarte, que eres de una manera pero que te entiendes con equipos formados por personas muy diferentes.

Por último tienes que mostrar habilidades que estén orientadas tanto al cliente (buen trato) como a resultados (aquí lo que importa es que esto funcione)


Deja un comentario