El arte de presentar: Toma el control


Uno de los grandes handicaps a la hora de presentar son los imprevistos. Con los años y loa experiencia aprendemos a lidiar con ellos y a improvisar pero para aquellos que aún tienen que mejorar en sus presentaciones un imprevisto puede hacer que se caigan todos sus esquemas al suelo.

¿Qué imprevistos son estos? El más común son las preguntas a destiempo, las inesperadas o las inoportunas.

Imprevistos puede haber muchos, desde que la presentación se atasque, problemas de sonido con el vídeo, algún asistente molesto… En estos casos solamente puedes hacer una cosa: Conocer tu presentación a la perfección. 

En momentos de estrés el dominio sobre el contenido de tu presentación será lo que te haga salir airoso de los fallos técnicos o las interrupciones de manera que puedas seguir el hilo conceptual que habías preparado sin dar la sensación de que la presentación es el pilar, si no que el pilar de tu presentación eres tú.

En cuanto al más común de los problemas en interrupciones, las preguntas, lo mejor es que tomes el control de la situación. Es decir, que dejes claro desde un principio que: A) Las preguntas se harán a lo largo de la presentación, con lo cual es tu intención dinamizar la presentación con todo tipo de preguntas y eres tú el que las dirige e incentiva o B) Las preguntas se hacen al final. Y esto lo dejas claro desde un primer momento, ya sea porque no estás muy seguro o estás nervioso y no quieres distraerte durante la presentación.

En cualquier caso antes de presentar toma al control de las variables y úsalas a tu favor para realizar la mejor presentación posible.


Deja un comentario