El arte de presentar: La historia es la clave


Llega el momento de hacer tu presentación. A lo largo de la semana te daremos muchas claves pero queremos empezar por la que consideramos más importante: Qué vas a contar.

No nos referimos al tema sobre el cual vas a hablar, no. Nos referimos a la historia que va a haber detrás de ese argumento. 

Por bueno y tangible que sea tu argumento no creas que eso conforma “una narración que enganche”.

Para entender el por qué es necesario contar una historia tenemos que entender la esencia misma de qué es lo que nos hace prestar atención a algo. Y la verdad es que lo que nos hace prestar atención son los espacios comunes, los emocionales en concreto.

Necesitamos empatizar con la historia que nos cuentan y para eso es necesario entrar en el terreno emocional. ¿Esto quiere decir que nos dejemos de datos y empecemos a contar historietas? No. Lo que quiere decir es que tenemos que apoyar nuestro discurso con una narración que haga que lo que estamos contando enlace con emociones comprensibles y fácilmente identificables para nuestro interlocutor.

¿Cómo? Cuentes lo que cuentes siempre estará ligado a una emoción. Lo que intentas transmitir en el fondo, lo que pretendes conseguir. Quieres que tu empresa crezca, que tu empresa reflexione y contemporice sus inversiones, que sean más innovadores, que abran la mente a algo que en un principio les parece imposible… Sea cual sea el input detrás de todo, tienes que encontrarlo y explotarlo a modo de historia o narración.

Que tus interlocutores sientan el peligro de no crecer ahora o que sientan el miedo de no abrirse a nuevas opciones de innovación en el momento adecuado.


Deja un comentario