Crear una startup: PMV


Toda startup empieza de manera dubitativa. Las primeras versiones de nuestro negocio están definidas por las dudas que se resumen en una: ¿Es mi modelo de negocio susceptible de fracasar o es un éxito potencial?

No obsesionarse con el PMV. El producto mínimo viable es un concepto que han acuñado los emprendedores que tienen una idea y por miedo a que pase su momento o lleguen demasiado tarde, sacan un producto a medio terminar, incompleto. Nuestra recomendación es sacar un producto terminado pero susceptible de crecer y mejorar. De poco sirve impactar con una idea mal resuelta, solo conseguimos perder credibilidad entre futuros clientes.

Hay una teoría que dice que tienes que estar avergonzado de tu primera versión de negocio o habrás llegado tarde. Son evidentemente dos maneras de entender la oportunidad de negocio: Salir el primero o salir siendo el mejor.

Si decides salir con un PMV, esto tiene sus ventajas. Es una práctica común salir con un producto que aún no está bien desarrollado y usar a los clientes para que te vayan guiando en el perfeccionamiento del producto. es decir, lanzas una versión muy básica y escuchas los comentarios de los clientes de qué es lo que faltaría para hacerla perfecta.

Por un lado haces un producto a medida de tus potenciales clientes pero por otro decepcionas y frustrar a otros muchos con un producto deficiente.

Muchas startups que apuestan por un PMV lanzan varios negocios paralelos. suelen ser online o aplicaciones y su coste es mínimo y de entre todos los modelos que lanzan (a medio terminar) miran cual tiene más probabilidad de triunfar en el mercado por cómo se comportan los usuarios.


Deja un comentario