Comunicación eficaz: Rapport


El rapport es un concepto muy en boga gracias a lo inmediato de su efecto en una conversación. Practicarlo ayuda de manera directa a tu comunicación eficaz y ahora te contamos cómo hacerlo.

El rapport es en esencia, imitar el comportamiento de tu interlocutor pero jamás uses estos términos ante nadie ya que “imitar” tiene connotaciones negativas además de que te deja en mal lugar como “imitador”. Por eso los expertos en Rapport prefieren usar el término “acompañar” así que de aquí en adelante no imitaremos si no que acompañaremos a nuestros interlocutores a la hora de comunicarnos.

¿En qué términos se produce este acompañamiento? Son términos sutiles, evidentemente, ya que se trata sobre todo de pequeños gestos, tono de voz etc.

Si a la otra persona le gusta mover mucho las manos o tocarte el hombro, si esa persona habla en un tono de voz muy bajito o te mira siempre a los ojos, haz lo mismo. Esto hará que de una u otra manera conectéis al hablar el mismo idioma.

Sin embargo es importante detectar las conductas positivas y las negativas. Por eso hemos dicho que el término es “acompañar” y no simplemente “imitar”. Porque a veces veremos en nuestro interlocutor una conducta negativa que evidentemente no tenemos que reproducir si no que tenemos que detectar e inspirar a cambiar.

El ejercicio más común es el de abrir los brazos o las piernas. Unos brazos cruzados o unas piernas cruzadas son una posición defensiva pero tenemos que identificarlo y no imitarla si no acompañar a nuestro interlocutor a que él también abra los brazos haciéndolo nosotros.

Con estos ejercicios lograremos sincronizar nuestra manera de expresarnos haciendo que la comunicación fluya y llegando incluso a evitar conflictos sin que la otra persona se haya percatado.


Deja un comentario