Compañeros bomba: El victimista


Como ya hemos dicho en alguna ocasión gestionar los activos de los que te rodeas en tu trabajo con la clave del éxito. En este sentido no hay activo más variante, más inestable ni más ajeno a nuestra voluntad que el del resto de seres humanos, es decir, nuestros compañeros. por eso haremos un breve repaso por las diferentes actitudes que pueden adoptar, empezamos con un clásico: el victimista.

Uno de los puntos más importantes que tienes que tener en cuenta es que para poder manejar las diferentes actitudes o personalidades con eficacia lo primero es identificarlas. Una vez puedas identificar claramente quién está teniendo una u otra actitud, podrás salirte del ambiente viciado y pensar con más claridad.

El victimista es aquel trabajador al que siempre le están pasando cosas negativas. No recuerdas la última vez que tuvo una gran noticia (laboral) ni tampoco recuerdas que haya sabido reconocer que alguien ha tenido un buen gesto con el o ella. 

Lo principal es que no te dejes contagiar por su actitud. Esta actitud de victimismo es en esencia una postura tremendamente cómoda ya que hagas lo que hagas nada es culpa tuya. Por eso lo mejor es que una vez identifiques a esta persona, no te dejes embaucar por sus cantos de sirena.

El victimismo siempre lleva a la inacción. si algo no es culpa tuya y tu actitud es la de quejarte ante tus compañeros, no la de actuar. Por tanto, una persona victimista es en esencia una persona poco productiva.

Las víctimas existen. La actitud victimista no esconde siempre un compañero con una actitud errónea, juzga siempre con ecuanimidad y en caso de ser un caso de abuso pon los medios a tu alcance para ayudar a tu compañero.


Deja un comentario