Compañeros bomba: El manipulador


Este tipo de compañero es realmente el más peligroso de todos para tu estabilidad laboral, y si nos ponemos, también emocional. De todos los perfiles, este es sin duda el más difícil de identificar y el que requiere más experiencia profesional y más madurez personal para afrontar.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que se trata de personas muy inteligentes. Seguramente sean competentes en su trabajo y además dispongan de una gran inteligencia emocional que los hace ascender rápidamente. por eso es bastante común que este perfil de compañero esté en un escalafón alto.

Otra cosa que tienes que tener en cuenta es que son personas muy motivadas. Este es un factor a tener en cuenta ya que hasta ahora hemos visto cómo la mayoría de perfiles respondían a una falta de actitud. En este caso es todo lo contrario, son personas para las que el trabajo es lo primero, su posición laboral les importa muchísimo.

Esto es curioso ya que en muchos casos su actitud pretende ser la de alguien que no está especialmente motivada o involucrada con la empresa. De hecho este es uno de los mejores síntomas para identificarlos. Si tienes un compañero que siempre se queja del resto de compañeros, del jefe, de su trabajo.. o incluso hace comentarios hirientes hacia sus responsables etc pero sin embargo luego ves cómo se queda trabajando hasta altas horas de manera voluntaria y se lo hace saber a los jefes o cómo intenta hacer la pelota a quien delante de ti ha estado criticando… Tienes delante de ti a un manipulador.

Va a intentar liarte. no lo olvides. En función del puesto que tengas en relación a el o ella o de qué necesite de tí será tu mejor amigo, tu confidente, tu colega, tu peor enemigo o un borde. Y ves cómo con los demás hace lo mismo, cómo con tus compañeros se vuelve más amable justo antes de una entrega y luego no los habla…

Lo más importante con un manipulador es que lo identifiques. Es realmente difícil pero si no lo haces puedes verte envuelto en problemas sin comerlo ni beberlo.


Deja un comentario