Compañeros bomba: El desmotivado


Seguramente una de las «especies» más comunes. No tiene ambición, no tiene ganas, no tiene futuro. Lo que sí tiene es dolor de cabeza, hastío y excusas. Este tipo de compañero lo tienes sí o sí en tu oficina, forma parte del ciclo vital de todas las empresas. Eso sí, no le cojas cariño, no durará mucho.

Para ser justos tenemos que decir que «el desmotivado» puede ser solo una etapa. No tiene por qué corresponder a una forma de ser que jamás cambia, puede ser que por X circunstancias su estado de ánimo lo haya vuelto circunstancialmente desmotivado. Pero también es verdad que este es un círculo del que es difícil salir.

Siempre intentarán escaquearse: Siempre. No les gusta lo que hacen, no quieren hacerlo así que si tu intención es que saquen trabajo adelante te deseamos suerte. Para ello intentarán ser poco eficientes, contestarte mal, tardar demasiado… Lo que sea con tal de que la próxima vez pienses que es mejor que lo hagas tú mismo y así no tener que perseguir a nadie.

No solo hacen las cosas despacio, también las hacen mal. Es una creencia común pensar que aquellos que identifiquemos como desmotivados van a hacer las cosas muy despacio. pero no tienen por qué hacerlas mal. Es decir, las capacidades profesionales, la experiencia etc son las que son. Pues no, la falta de motivación que lleva grandes pérdidas de concentración e interés hace que el trabajo también esté mal hecho.

¡Hay esperanza! Es la situación más fácil de revertir. Estar desmotivado, como ya hemos dicho antes, no es un rasgo de personalidad en la mayoría de los casos. Excepto si esta desmotivación responde a una situación médica, la verdad es que podemos motivar a nuestros compañeros. Lo primero es identificar qué ha llevado a esa persona a desmotivarse y una vez identificado intentar solucionarlo. 

En la mayoría de los casos la actitud de un empleado desmotivado es tan difícil de llevar que se tiende a prescindir de el o darlo por imposible pero lo cierto es que es una situación que se puede revertir.


Deja un comentario