¿Cómo consigo ascender en mi empresa?


Esta es, posiblemente, la pregunta cuya respuesta más interés puede despertar en todos los trabajadores. Evidentemente hay personas que no quieren ascender, que están cómodos en su puesto y no necesitan más responsabilidad. Pero hay otras que sí, que siempre quieren abarcar un poco más, ser más «importantes» en su empresa, tener más peso. Para esas personas ¿En qué puntos debéis basar vuestro ascenso?

Voluntad. Aunque la más obvia es la más básica. Evidentemente todos queremos un mayor sueldo o relevancia pero ¿De verdad quiero lo que conlleva? La competencia suele ser encarnizada y el que más lo desea tiene más probabilidades. Si no tenemos la motivación necesaria, si no es el mejor momento, no nos vemos con fuerza… Es mejor que no lo intentemos. La analogía entre ascender y una escalada no es gratuita, requiere un gran esfuerzo.

Ascender por los motivos adecuados. ¿Por qué quieres ascender? ¿Es solo porque quieres más dinero? En ese caso ni lo intentes, ascender es una cuestión de madurez laboral, de adoptar nuevas actitudes, nuevos roles. Adquirir más responsabilidad y peso es algo serio, que te arranca de raíz de tu zona de confort.

Qué tienes tú que no tenga el resto. Primero tienes que responder a esta pregunta. No vas a diferenciarte de nadie si ofreces lo mismo. Posiblemente intentar encontrar la respuesta a esta pregunta te lleve a mejorar, a ampliar tus capacidades profesionales.

El equipo, lo primero. El atajo facil para las personas que no encuentran una respuesta a. ¿En qué soy mejor que el resto? Es intentar pisotear a los demás, hacerlos peores para destacar el. Gran error. Es posible que engañes a algún jefe despistado pero nunca lo harás a tus compañeros y ¿Cómo pretendes ser el jefe de un grupo de personas que no te admiran? Es en definitiva una opción pésima, ascender es difícil pero tiene que prevalecer siempre el bien de toda la empresa.

Haz mejores a los demás. Para ascender tienes que incentivar el talento, hacer que los que te rodean sean mejores. En ningún caso tienes que pensar en tus compañeros como competidores si no como parte de un equipo del que tienes que ser el líder. Primero ser el líder oficioso y pronto ser el líder oficial.


Deja un comentario