Captar talento: Tus candidatos son clientes


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resulta que a tratamos bien a nuestros clientes porque comemos de que estén contentos ¿Verdad? Sin embargo no tratamos así a nuestros candidatos.

Por supuesto no tratamos mal a nuestros candidatos, es solo que si vamos muy mal de tiempo y un cliente nos pide un presupuesto sacamos el tiempo de donde sea pero si es un candidato el que nos pide tiempo cuando no lo tenemos…

Te voy a dar un par de motivos que quizá te convenzan: El primero es la reputación. Vale, supongamos que tienes muchos candidatos y realmente tu vida no depende de tenerlos a todos contentísimos, vale. Pero los candidatos tienen contactos y no te interesa que toda una red de contactos tenga mala imagen de ti.

Al final todos los sectores son muy acotados, las empresas de la competencia en la zona son las que son y ese candidato terminará trabajando en otro sitio ¿Qué dirá de ti? Tu reputación se basa en cómo haces tu trabajo, sí, pero también en cómo tratas a las personas.

Porque a veces pensamos que total, ya tratamos bien a los que están dentro de la empresa y que eso es lo que importa pero no porque quizá ese candidato al que has ignorado una vez tras otra o al que has contestado borde o al que has citado a una reunión a la que no has podido aparecer el día de mañana va a ser tu proveedor, tu competidor o tu socio estratégico.

Le segunda es la atracción del talento. Es lo de siempre, en un mercado hiper saturado cualquier input es bien recibido y que una empresa conteste a mi candidatura (aunque sea de manera negativa) explicándome motivos o deseándome suerte, hace que yo tenga buenas referencias de esa empresa y quizá mañana ese candidato elija ir a tu empresa por un sueldo más bajo porque de la otra no tiene buen feeling ya que en su día ni le contestaron a los mails. 


Deja un comentario