Aprende a motivar


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos tenemos varias “marchas”. Diferentes velocidades de trabajo o de inspiración que se relacionan directamente con nuestra motivación. Sabemos que cuando un trabajador está motivado se le enciende la luz, multiplica sus capacidades y los resultados son abrumadoramente mejores. Por eso tenemos siempre que tener en cuenta la importancia de tener trabajadores motivados, porque un mismo trabajador puede dar un rendimiento muy dispar si no tenemos ciertos factores bajo control:

¿Está en su puesto ideal? Parece una pregunta sencilla pero no lo es. a veces nos cuesta aceptar que no todo el mundo vale para cualquier puesto de trabajo. Para saber esto es necesario conocer bien al trabajador, no solo sus aptitudes si no también sus ambiciones y motivaciones. esta primera respuesta es la base sobre la que construir una buena motivación ya que si esto falla lo demás no tiene sentido.

Objetivos definidos y realizables. Para que un trabajador esté motivado es importante que sepa qué se espera de el y si lo está consiguiendo. Además de definir claramente los objetivos es de gran ayuda que estos sean ambiciosos pero posibles. Es práctica común en algunas empresas marcas objetivos imposibles con la intención de que el trabajador al intentar llegar cumpla unos objetivos lo más altos posible. Pero esta técnica puede llegar a desmotivar al trabajador que ha dado lo mejor de sí para conseguirlo y se siente decepcionado o incluso engañado si identifica que la empresa tenía otros objetivos más “realistas” que no le fueron comunicados.

Estar bien valorado salarialmente: Se trata de mantener un equilibrio salarial en dos sentidos. en el primer sentido encontramos un sueldo equiparable al que cobran otros profesionales de su perfil en el sector. en el segundo encontramos un salario equiparable al de otros compañeros en su mismo rango de la misma empresa.

Reconocimientos y mejoras. Cuando un trabajador hace las cosas bien es importante que perciba como su situación se ve beneficiada. No hablamos solo de una comunicación formal de consecución de objetivos si no de ciertas mejoras tangibles. Estas mejoras han de ser constantes para trabajadores que dan un rendimiento óptimo ya que sentir que has tocado techo, que no puedes escalar más profesional o salarialmente, es muy desmotivador. A estas mejoras se le puede añadir, por ejemplo, cursos de formación que favorezcan una constante evolución.

Si sigues estos pasos encontraras trabajadores con un rendimiento por encima de la media, con ganas de permanecer en la empresa e involucrados en el proyecto común.


Deja un comentario