Algo está frenando tu carrera: Reputación


Tradicionalmente se ha considerado nuestra reputación profesional como lo que dicen sobre nosotros aquellos que nos conocen y hoy en día sigue siendo eso pero no solo. Es más, me atrevería a decir que hoy en día lo que dicen de nosotros ha dejado de ser fruto solo de lo que hacemos si no también de cómo gestionamos nuestra imagen.

Por supuesto, seguir ciertas pautas (muchas de ellas ya las mencionamos en los tres anteriores post) que nos encaminen a hacer que nuestra carrera evolucione, también contribuirán a que mejore nuestra reputación.

La base de nuestra reputación siempre será nuestra forma en que hacemos nuestro trabajo, tratamos a nuestros compañeros y hacemos que nuestro equipo funcione.

Pero para complementar esta base y evolucionar laboralmente disponemos de internet. En internet es donde figura toda nuestra reputación para aquellos que nunca habían oído hablar de nosotros.

El uso de las redes sociales, por ejemplo, puede ser determinante en nuestro desarrollo. Unas redes sociales que hablen demasiado de nosotros siempre serán potencialmente problemáticas ya que las opiniones personales entrarán en conflicto irremediablemente con la de posibles empleadores. Lo mejor es que en tus redes sociales no hables de ti si no que hables de tu trabajo. Que des difusión a tus contenidos profesionales, tus opiniones sobre la actualidad de tu sector…

Intenta también jugar con el factor google. el factor google es ese fenómeno moderno casi ineludible mediante el cual alguien busca en google tu nombre antes de llamarte a una entrevista o incluso una vez ya contratado “para conocerte mejor”. Ten cuidado con qué contenido aparece al poner tu nombre y en especial si ese contenido está ligado o no (mediante blogs, premios, linkedin…) al mundo profesional o al personal.

 


Deja un comentario