Algo está frenando tu carrera: Contactos y presentación.


A quién conoces y cómo te presentas. Dos aspectos muy complejos, tanto que casi todos terminamos olvidando con el transcurso de los años. Sin embargo la prescripción y nuestra “marca personal” siguen siendo dos de los factores principales de evolución laboral.

Hacer contactos suena muy “fácil” pero es realmente un trabajo en sí. Para hacer nuevos contactos tienes que moverte por nuevos círculos, es decir, salir de tu zona de confort.

Pongamos el caso de que llevas varios años en una misma empresa, conoces a la misma gente y solo un grupo reducido de personas conoce tus habilidades. Evidentemente tus posibilidades de hacer un contacto que te proporcione una oportunidad laboral fuera de tu círculo es mucho más compleja.

En muchas ocasiones no es que hayamos dejado de evolucionar si no que hemos alcanzado el cielo de nuestra empresa y necesitamos salir de ella.

Pero mantener esa red de contactos requiere tiempo y energía, no tiene nada de sencillo.

De la misma manera tu forma de escribir y tu forma de presentar tus ideas son cosas que con el tiempo irás dejando. ¿Por qué?

Porque cuando llevamos años dedicándonos a algo, tenemos mucho más conocimiento, es decir, tenemos más contenido y por ende le prestamos menos atención a las formas. Ese error, el de olvidar la forma, es un error que hace que nuestra marca personal luzca mucho menos y más cuando nuestro contenido es muy bueno.


Deja un comentario