Algo está frenando tu carrera: Emociones


Hoy ponemos el punto final a nuestro repaso por las posibles causa de freno en tu desarrollo profesional y lo hacemos con las emociones. No queremos entrar en profundidad sobre absolutamente todas las emociones que pueden star actuando como freno pero sí tratar tres aspectos que quizá no hayas considerado como un freno.

Es posible que nunca hayas considerado tus emociones como un factor de freno pero lo son.

¿Cual es tu relación con tus compañeros? Las emociones que despiertan nuestros compañeros en nosotros son por lo general las causantes de que perdamos el norte en nuestro camino hacia la actitud que más nos ayuda a evolucionar.

En especial en españa tendemos a confundir mucho la amistad con el compañerismo y lo llevamos todo a un terreno personal llegando a tomar decisiones en función de lo que consideramos «relaciones de amistad» mientras que las decisiones serían muy diferentes si fuesen «relaciones profesionales».

¿Cómo gestionas el miedo? Sí, la mayoría de decisiones que tomamos (no solo personal si no profesionalmente) están condicionadas por el miedo. Miedo a fracasar, a equivocarse, a dar un paso sin marcha atrás, al qué dirán… despréndete de tus miedos y toma decisiones en las que creas sin estar 100% seguro porque ese nivel de seguridad nunca llega y solo te llevará a la inacción.

¿Qué ambición tienes? Y esta es la clave de todo, la interpretación de lo que significa evolucionar para cada persona, cual es tu ambición. Es vital que la definas y comprendas por qué es importante para ti alcanzar esa y no otra meta por mucho que otras personas te digan que deberías alcanzar metas distintas.

Madrid Gaming Experience


Apasionados de los videojuegos, de la realidad virtual y el ocio digital en general estáis de enhorabuena porque desembarca en madrid esta feria para poneros en contacto con las últimas tendencias y tecnologías en el entretenimiento digital.

¿Cuanto? Desde hoy viernes 28 hasta el Lunes 1 (incluído) desde las 10 de la mañana acércate a Ifema y disfruta de videojuegos, realidad virtual, competiciones e-sports, eventos manga, retro, e-combat…

Visita su web oficial y no dejes pasar esta oportunidad: Madrid Gaming Experience

Algo está frenando tu carrera: Reputación


Tradicionalmente se ha considerado nuestra reputación profesional como lo que dicen sobre nosotros aquellos que nos conocen y hoy en día sigue siendo eso pero no solo. Es más, me atrevería a decir que hoy en día lo que dicen de nosotros ha dejado de ser fruto solo de lo que hacemos si no también de cómo gestionamos nuestra imagen.

Por supuesto, seguir ciertas pautas (muchas de ellas ya las mencionamos en los tres anteriores post) que nos encaminen a hacer que nuestra carrera evolucione, también contribuirán a que mejore nuestra reputación.

La base de nuestra reputación siempre será nuestra forma en que hacemos nuestro trabajo, tratamos a nuestros compañeros y hacemos que nuestro equipo funcione.

Pero para complementar esta base y evolucionar laboralmente disponemos de internet. En internet es donde figura toda nuestra reputación para aquellos que nunca habían oído hablar de nosotros.

El uso de las redes sociales, por ejemplo, puede ser determinante en nuestro desarrollo. Unas redes sociales que hablen demasiado de nosotros siempre serán potencialmente problemáticas ya que las opiniones personales entrarán en conflicto irremediablemente con la de posibles empleadores. Lo mejor es que en tus redes sociales no hables de ti si no que hables de tu trabajo. Que des difusión a tus contenidos profesionales, tus opiniones sobre la actualidad de tu sector…

Intenta también jugar con el factor google. el factor google es ese fenómeno moderno casi ineludible mediante el cual alguien busca en google tu nombre antes de llamarte a una entrevista o incluso una vez ya contratado «para conocerte mejor». Ten cuidado con qué contenido aparece al poner tu nombre y en especial si ese contenido está ligado o no (mediante blogs, premios, linkedin…) al mundo profesional o al personal.

 

Algo está frenando tu carrera: Contactos y presentación.


A quién conoces y cómo te presentas. Dos aspectos muy complejos, tanto que casi todos terminamos olvidando con el transcurso de los años. Sin embargo la prescripción y nuestra «marca personal» siguen siendo dos de los factores principales de evolución laboral.

Hacer contactos suena muy «fácil» pero es realmente un trabajo en sí. Para hacer nuevos contactos tienes que moverte por nuevos círculos, es decir, salir de tu zona de confort.

Pongamos el caso de que llevas varios años en una misma empresa, conoces a la misma gente y solo un grupo reducido de personas conoce tus habilidades. Evidentemente tus posibilidades de hacer un contacto que te proporcione una oportunidad laboral fuera de tu círculo es mucho más compleja.

En muchas ocasiones no es que hayamos dejado de evolucionar si no que hemos alcanzado el cielo de nuestra empresa y necesitamos salir de ella.

Pero mantener esa red de contactos requiere tiempo y energía, no tiene nada de sencillo.

De la misma manera tu forma de escribir y tu forma de presentar tus ideas son cosas que con el tiempo irás dejando. ¿Por qué?

Porque cuando llevamos años dedicándonos a algo, tenemos mucho más conocimiento, es decir, tenemos más contenido y por ende le prestamos menos atención a las formas. Ese error, el de olvidar la forma, es un error que hace que nuestra marca personal luzca mucho menos y más cuando nuestro contenido es muy bueno.

Algo está frenando tu carrera: ¿Cómo trabajas?


Es una cuestión de foco. Por lo general cuando hablamos de frenos a nuestra carrera o de falta de evolución buscamos los motivos en el qué hacemos cuando deberíamos poner el foco en el cómo lo hacemos.

La mayoría de carreras se estancan cuando empezamos a ver que somos capaces de «sacar trabajo» es decir, que somos capaces de hacer nuestro cometido, de hacerlo de manera correcta. Es entonces cuando olvidamos el hacerlo de manera brillante, olvidamos el dar lo mejor de nosotros mismos.

Es muy común que tras años repitiendo un mismo trabajo nuestra capacidad profesional nos permita hacerlo de manera efectiva, que funcione bien, que salga adelante. Sin embargo en el mercado laboral son las personas que mantienen viva su inquietud y sus ganas de dar «un poquito más de lo esperado» las que promocionan y se mantienen.

Lo mismo pasa con tu actitud. Llega un momento de nuestra vida laboral donde podemos instalarnos en cómodas «actitudes asépticas» con nuestros compañeros, en especial los que están por debajo en la jerarquía. No nos mojamos mucho, simplemente cumplimos pero no nos involucramos en hacerlos crecer, no nos esforzamos realmente, creemos que no es nuestro trabajo. Pero los datos una vez más muestran que los empleados que van «más allá» de su simple cometido laboral y se preocupan en motivar y hacer equipo son los que más promocionan.

Pasa lo mismo con la formación. Los empleados que a pesar de llevar 30 años dedicándose a lo mismo siguen formándose e informándose son los que no paran de evolucionar. No se trata siempre de hacer un master o un curso si no simplemente estar informado, conocer las tendencias, las tecnologías, la actualidad… Muchas veces no es más que dedicar un pequeño tiempo al día a no desconectar del mundo exterior.

Algo está frenando tu carrera


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No queremos alarmarte ni que el título de este post te suene fatalista pero, con los datos en la mano, hay algo que está frenando tu carrera. Por eso comenzamos hoy un nuevo monográfico sobre los frenos laborales.

Lo primero que tienes que hacer tras recuperarte del shock es identificar si eso es cierto. Evidentemente no todas las carreras están paralizadas y hay profesionales en un constante ascenso profesional. Pero por lo general no es así. 

Por lo general todo profesional ha pasado una época de ascensión y luego otra de estancamiento. Incluso una de recesión. Y no nos referimos solo al ascenso salarial si no al ascenso en responsabilidades o al aumento de interés que te genera tu propio trabajo.

Una vez hayas evaluado si tu carrera está o no está estancada (siempre consideramos estos parámetros en función de lo que tú mismo consideres avanzar o no, cada persona tiene sus propios parámetros) te queda ver el por qué está pasando esto.

La mayoría de los frenos que sufre tu carrera están en los pequeños detalles. Detalles que marcan la diferencia y que están sustentados en la fuerte competencia. Hoy en día todos tenemos una competencia muy fuerte sea cual sea nuestra posición y por ello son los pequeños detalles lo que nos permite diferenciarnos o no.

Para evolucionar de manera constante en tu ámbito profesional tienes que estar formado. Cuanta más formación mejor sin duda, pero no es solo eso. También entre en juego tu actitud (muy ligada a tu motivación) tus habilidades personales, tu experiencia

Madrid Sport Night


Una oportunidad para todos los deportistas de la ciudad de salir a hacer lo que más les gusta y a disfrutar de Madrid desde otro punto de vista.

Sesiones de baile, talleres de nutrición, cross fitness, quedada running de 5km en Madrid Río, clases de yoga y otras muchas actividades totalmente gratuitas para que puedas aprender más sobre un estilo de vida sano y divertido.

Así que mañana, Sábado 22, desde las 19:00 y a lo largo de varios puntos por toda la ciudad, te esperan infinidad de actividades para ti y los tuyos con el fin de concienciar sobre un estilo de vida sano y urbano.

Liderazgo emocional: Sinceridad


Hoy ponemos punto y final a nuestro repaso por lo que hemos denominado «liderazgo emocional» que no es otra cosa que la aplicación de la inteligencia emocional en favor de nuestro liderazgo.

Hemos repasado varios conceptos clave pero hoy vamos a hablar de dos que quizá maticen o completen significados de el resto de entradas: La transparencia y la asertividad.

Esto de la inteligencia emocional tiene mucho de control, de análisis de monitorización sobre todo. Pero no somos máquinas, nuestras emociones están ahí y nos hacemos un flaco favor negándonoslas. Por eso quiero que quede claro que en todo caso nuestro control sobre las emociones consiste en saber identificarlas y lidiar con ella, jamás con hacer como si no existiesen.

Por eso en cualquier entorno laboral es fundamental la sinceridad sobre lo que sentimos. No es una debilidad el comunicar como nos está haciendo sentir una u otra actitud. Por ello tenemos que perder el miedo a hacer que nuestros equipos de trabajo sepan que algo nos ha enfadado, nos ha entristecido o dolido. Porque la inteligencia emocional nos ayudará a generar buenas sinergias comunicativas a pesar de estas emociones negativas pero no podemos pretender que las oculte o cambie.

Poner también especial atención a ser asertivos. Es decir, a marcar los límites que no estamos dispuestos a cruzar. ¿Por qué? Pues porque está muy relacionado con la sinceridad, porque ciertas conductas pueden hacernos sentir emociones con las que no nos sentimos cómodos y ser asertivos al dejar claro el límite.

La asertividad y la sinceridad son una herramienta más del liderazgo emocional que unidos a la monitorización y el control nos ayudarán a gestionar y comunicar equipos eficazmente. 

Liderazgo emocional: Calma


Una discusión es como una carrera de coches en la que la velocidad aumenta más y más hasta que uno a uno todo el mundo termina saliéndose de la carretera. La inteligencia emocional es la que te hace levantar el pie del acelerador y marcar un ritmo que todos puedan seguir sin salirse.

La calma es el pedal del freno que te dará esta ventaja sobre los demás.

Mantenerla calma es el gran secreto de los líderes emocionales. Hemos hablado mucho de la importancia de la empatía, de ponerte en el lugar del otro, de entrar en sue estado e animo… ¡Pero cuidado! Habitualmente nos encontraremos en un grupo donde la discusión va elevando cada vez más el tono y cuando queramos darnos cuenta habremos entrado en el estado nervioso del grupo.

Y sin calma no hay reflexión, no hay análisis, no hay inteligencia emocional.

Aunque es el truco mil veces explicado, respirar ayuda y mucho. En situaciones tensas nos olvidamos de respirar y eso hace que nuestro pulso se acelere. Respirar hondo (no bufar amenazantemente) puede ser un buen comienzo para no perder la calma.

En cualquier caso si crees que estás enfadado o alterado de alguna manera es importante que lo identifiques y no hagas ninguna apreciación definitiva. Tómate un tiempo para pensar, date una vuelta, reflexiona sobre lo que acaba de pasar. 

Muchos de los estímulos que acaban con nuestra calma no los percibimos en el mismo momento si no que es a posteriori cuando vemos los motivos de esa voz más alta de lo debido.

Por ello y siendo consciente de que nuestra calma es un bien muy preciado, si creemos que no la estamos conservando lo mejor es que nos reservemos nuestras opiniones para cuando la hayamos recuperado.

Liderazgo emocional: motivación


Más allá de saber cómo autogestionar tus emociones también has de saber gestionar las de los demás pero para ello tienes que aprender a identificar actitudes proclives a ser dirigidas.

Por ello tenemos que saber que no todo el mundo va a actuar de la misma manera, más allá de sus prejuicios o sus valores lo que realmente importa es la motivación que tiene cada persona para alcanzar los objetivos.

Partimos de la base de tu propia motivación. Tú tienes que estar motivado para ser un líder emocional ¿Por qué? Porque la motivación es el eje de cualquier emoción ya que controlar las mismas requiere de una energía constante que no serás capaz de gestionar si no estás motivado. Por ello encuentra tu motivación, un motivo, una razón por la que quieres liderar.

Y después busca a otros que tengan motivación por cumplir los objetivos.

Seamos realistas, esto de la inteligencia emocional no es encantar serpientes, no es hipnotizar, no es magia. Es simplemente una gestión habilidosa de las emociones de los individuos llegando a tener el control de la gestión emocional de un grupo para poder dirigirlo. Pero ese grupo necesita estar motivado para llegar al destino que tú quieres que lleguen.

La motivación puede ser profesional o salarial por norma general. Pero los grandes líderes añaden a estos dos factores (siempre añaden, nunca sustituyen) el factor personal. Líderes que usan la admiración o cariño hacia su persona para incrementar la productividad etc

Pero en el día a día detectar la motivación es fundamental. Quién quiere qué y cómo puedo dárselo para usar su motivación a mi favor.