Crear una startup: Ser un experto


Uno de los principales motivos de fracaso, aunque suene ridículo, de las startups, es que las personas encargadas de lanzarla no tenían conocimiento suficiente sobre el negocio en el que se metían.

El mundo startup conlleva mucho entusiasmo y este entusiasmo unido a la psicosis general por emprender hace que muchas personas se lancen a montar su propia empresa. En ocasiones la idea es innovadora, en otras no, pero siempre hay que repetirse la misma pregunta: ¿Qué puedo aportar yo a este negocio que no pueda otra persona?

Si repasamos la trayectoria de varias de las últimas startups que han tenido éxito, tenían una cosa en común: fueron impulsadas por personas que sabían lo que hacían. O personas expertas en management que supieron contar con personal experto o profesionales que tras una actividad profesional, decidieron aportar su visión del negocio al mercado.

Esto pasa especialmente por las personas jóvenes que han crecido idolatrando el ideal del emprendedor con éxito. El problema es que muchos de estos jóvenes creen que solo necesitan su talento y entusiasmo para triunfar pero en realidad no consiste en eso. En ocasiones una persona joven y con poca experiencia que tiene un perfil técnico puede desarrollar por si mismo un invento que revolucione el mercado y sobre el sustentar su negocio, está claro.

Pero eso solo pasa en el menos de los casos, la mayor parte de startups no han inventado nada. Son webs para compartir viajes por europa cuando la persona que lo lleva no tiene experiencia en organizar viajes (vuelos, hoteles, amadeus…) ni tampoco experiencia en montar webs. Entonces ¿Qué aportas?

Muchas de las de personas que han triunfado en los negocios, son profesionales que en el transcurso de su vida profesional aprendieron del sector en el que operaban y vieron una oportunidad.

Crear una startup


Estamos en la época del emprendedor/a. Estamos en la época en la que el que no encuentra un trabajo se lo inventa. Y lo mejor es que por lo general no nos va nada mal.

Actualmente existen 1.582 startups en España y 162 inversores (angel investors, family offices y venture capital). También contamos con 65 aceleradoras que ayudan a las startups con financiación, mentoring, training y eventos y 94 incubadoras que ayudan a las empresas en sus primeras fases

Por supuesto esto no quiere decir que todo el que lo intente lo consiga. de hecho, si estáis pensando en dar un gran pelotazo tengo malas noticias: Solo una de cada 200 alcanza lo que consideraríamos un gran éxito, pero tampoco es cierto pensar que todas fracasan. Muchas dan de comer a sus emprendedores y muy bien, solo que no son lo que consideraríamos un pelotazo.

Por eso y por la situación laboral actual son muchos los que se animan a emprender y no siempre lo hacen con mucha financiación.

Bien es cierto que la financiación es importante pero hay matices: Por ejemplo, no todos los tipos de negocio son iguales y no todos necesitan la misma inversión inicial para salir adelante. Y en otras ocasiones podemos reemplazar ese dinero por tiempo. Si tenemos un conocimiento de programación, por ejemplo, podemos echar horas a programar nuestra web, reduciendo así drásticamente los costes (máxime si es un negocio online)

En cualquier de los casos las incubadoras, aceleradoras, business angels… suelen invertir cuando ven un modelo de negocio sólido e incluso ya funcionando. 

Por eso comenzamos un repaso sobre algunos puntos básicos para montar tu startup y llamar la atención de inversores que la hagan crecer.

 

 

La visita más especial al Teatro Lara


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las joyas arquitectónicas de Madrid es sin duda el teatro Lara. Con 135 años de historia ha visto pasar los años por la capital y acumula miles de historias que contarnos.

Ahora podrás visitar este teatro, que se inauguró en 1880 y es más antiguo que la electricidad, el metro o la gran vía, con una visita muy especial.

Una visita teatralizada a cargo de la compañía de teatro «Los absurdos» que te llevará a conocer cada rincón de este mágico teatro así como mucha de sus leyendas.

Puedes conseguir las entradas aquí: Entradas.

Marca personal 7: Tiempos


Para terminar nuestro recorrido por los puntos claves de la marca personal vamos a prestar atención a los tiempos. ¿Por qué?

Porque los tiempos en lo que a marca personal se refiere no siguen los patrones de cualquier otro elemento comunicativo.

En primer lugar la implantación de tu marca personal va a ser muy lenta. Mucho más que comunicar cualquier otro aspecto ¿por qué? Porque tu marca personal se va a expandir en esencia de manera presencial. De gente que te conoce o ha tenido un contacto directo contigo (es decir, no vas a salir en un anuncio después de el hormiguero) por lo que la implantación de tu marca tendrá muchos menos impactos y será más lenta.

En segundo lugar en lo que a marca personal se refiere no hay tiempos definidos. Con una campaña cualquiera podrás ver cuando has llegado a cierto número de impactos e incluso monitorizar el resultado pero no con tu marca personal. Nunca llegará un punto en que dirás (al menos con elementos tangibles en la mano) que tu marca personal ya está implantada y suficientemente comunicada.

Otra cosa a tener muy en cuenta con los tiempos en la marca personal es que sobrevive a la profesional.

Para contra restar la lentitud de su implantación la marca personal deja una huella muy profunda. Por ello si sufres algún fracaso a nivel profesional tu marca personal puede sobrevivirle. Se han visto muchos casos en los que la empresa o negocio está avalado por la historia que hay detrás de su fundador y que a pesar de un mal resultado sigue contando con crédito para comenzar de nuevo.

Marca personal 6: Storytelling


Un día tenemos que hablas del storytelling y su tremenda importancia en nuestra sociedad actual. Pero hoy vamos a dar unos apuntes sobre qué es, en especial para comprender su importancia a la hora de hablar de marca personal.

El storytelling es en esencia la narración que hay detrás de las cosas. La parte que hace que no solo compremos objetos o servicios si no que compremos la historia que hay detrás. Historias de superación detrás de nike, historias de innovación y liderazgo detrás de apple, historias de seducción detrás de cualquier colonia…

Pues para nuestra marca personal no es diferente. Cuando alguien te habla de otra persona, siempre te va a contar un relato de ella: Esa mujer es super estricta, una vez le pegó un corte al jefe… Ese hombre es muy bueno con la tecnología, incluso tiene drones en casa y los monta él y todo…

Esto, que a simple vista puede parecer una tontería, hace que nos conformemos una imagen bastante duradera de las personas en nuestra mente. Por ejemplo, el señor de los drones, ya le presupones ciertas habilidades, inquietudes… vamos, que te fiarías de el para cualquier cosa tecnológica. ¿Cómo vamos a desperdiciar el poder que tiene un buen storytelling?

Por eso tenemos que coger los detalles de nuestra vida que más apoyan nuestro discurso y comunicarlos. 

Todo responde a que nuestra marca personal ha de ser planificada, estudiada con detalle previo. Y todo lo que comunicamos y digamos de nosotros (además de ser cierto) ha de contribuir a generar ese storytelling o discurso que nos interesa.

Esto quiere decir que hay ciertos conceptos que tendrás que repetir o ciertas actividades, aficiones… que tendrán que tener más preminencia en redes sociales que otras. Todo respondiendo a tu marca personal.

Marca personal 5: Coherencia


Construir una marca personal es y siempre será un ejercicio arriesgado ¿por qué? Porque se corre el riesgo de caer en falta de autenticidad, es decir, que parezca una pose, una fachada. 

Una marca personal siempre ha de ser un reflejo real de tu personalidad. Tu versión comunicativa. Y tú me dirás: Es que todas las personas caen en contradicciones. Bueno, pues tu marca personal no.

Tu marca personal ha de ser coherente. ¿Qué supone esto?

Supone que tus decisiones han de seguir una linea fácil de reconocer. Esto es tan importante debido a la cantidad de perfiles que se encuentran en el mercado y dado que si alguien tiene que recordarte lo hará de manera más rápida por el «experto en» más que por alguien a quien iinteresa un día una cosa y otro otra cosa distinta.

Por eso es tan importante que elijamos cuidadosamente cómo enfocar nuestra marca personal, ya que una vez esté elegida tendremos que ser coherentes con ella para construirla.

Nuestra marca ha de ser transparente. La transparencia en términos de marca personal supone comunicar cualquier cambio de postura. Si tu eras muy partidario de una fórmula de trabajo por ejemplo y después cambiar de opinión, explica en tus redes y a tus contactos el por qué lo has hecho. Es decir, ya que un cambio de postura, evolución de intereses… es inevitable, afróntalo con sinceridad.

En definitiva construye un mensaje que sea auténtico y sonará auténtico. Que tus intereses y forma de comunicar sean fieles a tu personalidad.

Impresionistas y modernos en Madrid


 

Tras el éxito que cosechó la exposición sobre impresionistas del pasado año en la fundación Mapfre, la fundación la Caixa contraataca con esta exposición.

Se trata de una colección de obras maestras de la Phillips Collection que estarán en Madrid del 14 de Julio al 23 de Octubre de este año. 

No puedes perderte a los principales maestros de la pintura desde el romanticismo hasta el expresionismo abstracto a través de las obras de Manet, Courbet, Sisley, Van Gogh, Degas, Picasso, Modigliani, Kandinski, Pollock y Rothko.

Las entradas cuestan 4 Euros y puedes adquirirlas aquí: Entradas Caixaforum

Marca personal 4: Canales


Cuantas veces no te has sentido gritando en el desierto, pregonando tus bondades sin ningún resultado e incluso desistiendo de intentarlo porque simplemente ves cómo el contenido rebota entre las mismas cuatro paredes y no te lleva a ningún sitio. Eso no tiene por qué ser un problema de contenido, si no del canal que usas para comunicar ese contenido.

En esencia existen dos canales, el canal online y el offline.

El canal online está muy definido por las redes sociales, de las que ya hemos hablado con anterioridad, pero no todo el offline es social. También existen factores de gran importancia como los blogs y las publicaciones web ¿Por qué? Por su capacidad para indexar en google y mejorar el SEO de tu nombre.

Es decir, las redes sociales te ayudarán a tener un contacto directo con tus públicos de interés, a crear contactos que no sabían de tu existencia en general. Sin embargo las búsquedas de google ayudarán a ampliar esa información, a personas a las que les has despertado curiosidad y quieren saber más de ti, qué escribes, dónde escribes…

En el medio online siempre has de tener en cuenta que lo que dices es para siempre. Un error o un comentario desafortunado tendrá una impronta prácticamente imborrable.

En cuanto al offline es un medio que ofrece otras posibilidades. Impactar a menos personas pero que has podido seleccionar mejor. Dejar en ellos una huella más profunda y no tan efímera y en muchos casos continuar un contacto que se ha hecho online, profundizar una relación.

En cualquier caso el canal online y el offline han de ser trabajados en paralelo y teniendo en cuenta la tremenda importancia de ambos para tu marca personal.

Marca personal 3: Contactos


Con seguridad has oído hablar del networking. Y si no lo has hecho, sí que has visto como alguien entra a trabajar a tu empresa «recomendado» o «con buenas referencias» Bien, hablamos de lo mismo.

No hablamos de enchufe, eso es muy distinto. Esto es muy sencillo, entre miles de candidatos, alguien de quien un conocido te habla bien como profesional, ya destaca. Así de simple.

Así que nunca desestimes crear una buena red de contactos. Una red de contactos es a la vez tu red de seguridad y tu plataforma de lanzamiento.

Para ello sé activo en redes sociales, comenta publicaciones del sector, crea lazos con personas en puestos similares al tuyo.

Asiste a eventos donde acudan profesionales del sector y déjate ver, conoce a personas de otras empresas, llena tu agenda de números «por si acaso»

Intenta ser amable con todos, y si puedes, haz favores de manera altruísta. Por supuesto que algún día uno de esos conocidos de tu red de contactos te va a pedir el favor que tú esperabas pedirle a él pero en eso consiste. Intenta no recomendar sin tener ninguna referencia y en caso de no estar seguro llega solo hasta donde creas que es prudente pero no dudes en hacer este tipo de favores ya que la vida es larga.

Y no olvides mantener el contacto con tus antiguos compañeros de trabajo. A veces al cambiar de trabajo o cambiar un compañero o compañera dejamos de mantener el contacto por desidia pero no podemos olvidar que ellos son una parte muy importante de nuestra red de contactos ya que han trabajado con nosotros y conocen nuestras habilidades muy bien con lo cual nos prescribirán con más entusiasmo y exactitud.

Marca personal 2: Experto


Hablábamos en el anterior post que uno de los pilares de tu marca personal es que es un fiel reflejo de la realidad. Por eso, tienes que apuntalar a la perfección tu ámbito de experiencia, esto es: ¿En qué eres un experto?

Hoy en día, todos los sectores están muy atomizados y por lo general se requiere un alto grado de especialización en algún área.

Como emprendedor en un ámbito profesional concreto hay que compartir los conocimientos sobre el sector para posicionarse como un experto y fortalecer su reputación y prestigio profesional. Ofrecer contenido e información de calidad será fundamental para lograr ser un experto.

Por ejemplo, puedes posicionarte como experto haciendo gala de tus proyectos realizados o incluso escribiendo sobre el tema. Muchos profesionales optan por dar charlas en cursos o en la universidad, escribir un blog… en definitiva, posicionarse como experto y tener un medio que lo demuestre.

También tendrás que utilizar un lenguaje técnico. Intentar ser comprensible para los no iniciados en tu área no puede ir en detrimento de demostrar tu especialización no solo a nivel de lenguaje si no a nivel conceptual.

Para ello comparte contenidos del sector, actualidad comentada por ti… Todo experto está siempre en constante aprendizaje y las redes sociales son una buena forma de mostrar que estás a la última de tu sector y tus conocimientos especializados.